¡Casi un millón de pesos!

¡Un grupo comando le robó 20.000 dólares en plena calle a primerísima figura del Bailando por un sueño!

Los delincuentes se movían en autos y motos de alta gama. Fue un robo muy bien planeado.
lunes, 15 de abril de 2019 · 18:24

La inseguridad es un tema que preocupa a la sociedad argentina desde hace muchísimo tiempo pero, hasta el momento, la policía no logró implementar un sistema que permita evitar los hechos violentos y eso, precisamente, es lo que le tocó vivir en el día de hoy a una de las grandes figuras del Bailando por un sueño, ni más ni menos que Hernán Piquín, la única persona que logró ganar dos veces el certamen conducido por Marcelo Tinelli.

Todo sucedió esta tarde, cuando un grupo comando rodeó al artista en el estacionamiento del Shopping Palmas del Pilar y le quitó un maletín con veinte mil dólares que había retirado momentos antes de un importante banco. De acuerdo a la información brindada por personas que están investigando el suceso, los delincuentes se movilizaban en autos y modelos de alta gama, lo que indicaría que todo respondió a un plan perfectamente coordinado desde el comienzo.

El propio Piquín se encargó de contarle a la policía que durante el trayecto del banco hasta el estacionamiento creyó ver los vehículos de los ladrones siguiéndolo. La causa recayó en la UFI 4 de Pilar, a cargo del doctor Jorge Noceti Martín. El fiscal ya pidió las cámaras de seguridad de la autopista y del estacionamiento para ver cuáles fueron los movimientos de los ladrones y para qué lado escaparon.

Es bueno recordar que no es la primera vez que Hernán debe enfrentar un hecho de estas características: en el 2017 fue víctima de la inseguridad cuando una banda de delincuentes ingresó al Country El Habitat de La Lonja Pilar. Fue el propio artista el encargado de contar, en ese momento, la difícil situación que le tocó vivir, llegando a temer por su existencia al enfrentar peligrosos ladrones fuertemente armados.

"Entraron por el frente a punta de pistola y redujeron a la custodia y justo llegué yo. Me abren el portón unas personas de seguridad que estaban vestidos de manera rara, no como siempre. Entonces me di cuenta de que pasaba algo raro y comencé a tocar bocina y entré en el barrió gritando: ´Hay chorros en el barrio´. Entonces me empiezan a perseguir a los tiros. Ningún disparo entró en el auto ni me pego a mí. Escuché los tiros, eran a quemarropa. Me caí en una zanja, bajé del auto y pensé que me mataban. Fueron más de 10 disparos y finalmente pude entrar en la casa de un vecino luego de saltar varios alambrados. Gracias a Dios me abrió y me quedé ahí. Luego los vecinos alertaron a la policía y los chorros se fugaron", manifestó Piquín.