Éxodo masivo en el último bastión del Estado Islámico