ENFERMEDADES CURIOSAS

Un orgasmo la dejó en silla de ruedas: la insólita historia de Lucinda

La mujer cuenta cómo el sexo la llevó a quedar paralítica
lunes, 26 de junio de 2017 · 18:13

INGLATERRA (Redacción) - Lucinda Allen, de 43 años, confiesa cómo el sexo con su esposo la llevó a tener una hemorragia cerebral que la dejó en una silla de ruedas. El incidente ocurrió momentos después de haber llegado al clímax por segunda vez. Comenzó con un espantoso dolor de cabeza y, tras una serie de ataques que la dejaron paralizada de la parte inferior del lado izquierdo, se le indujo médicamente un coma.

A pesar de tener al momento 6 meses de embarazo luchó para dar a luz a una bebé sana, Marri-Alice. "Soy afortunada de estar aquí, pero no le desearía a nadie lo que he tenido que pasar", dijo Lucinda. La mujer dijo que su neurocirujano cree que ella tiene una anormalidad congénita en un vaso sanguíneo, lo cual explicaría el dolor de cabeza que experimentaba cada vez que tenía un orgasmo.

 

 

 

La mujer siguió contando que durante su embarazo sufrió diabetes gestacional, por lo que tenia que controlar su presión arterial casi todos los días. Un sábado la tenía algo baja, así que decidió "ir a la cama con Tony", su esposo. Después de tener el segundo orgasmo llegó el dolor, que para ella era habitual. "Normalmente se siente como brisa de lluvia y nunca duraba mucho; sin embargo, esa vez no se fue y en poco tiempo me retorcía en agonía", afirmó.

 

 
 

 

En ese momento Tony llamó al número de emergencias para que su esposa recibiera atención médica. Fue trasladada al Hospital Reina Elizabeth en Birmingham, donde se le indujo el coma y se le practicó una craneotomía a fin de liberar presión en su cerebro. Afortunadamente, los ultrasonidos revelaron que su bebé no había sido afectado por la serie de ataques. Seis días después Lucinda despertó y se dio cuenta de que no podía mover parte del lado izquierdo de su cuerpo y un lado de su rostro se encontraba chueco.

 

 

 

Su hija nació el 19 de noviembre de 2012, 3 meses después del incidente, respecto a lo cual recordó: "fue un momento agridulce, puesto que no podia cargarla. Tenían que colocarla en mi brazo derecho". Por esta razón se sentía devastada. "No podía ser la madre que había soñado ser. No podía ir a cargarla".

 

 

 

Sin embargo, actualmente Lucinda afirma que lo que le pasó le cambió la vida para bien, ya que "aprecio cada momento y el asombroso apoyo que mi familia y mis amigos me han brindado. Creo que ahora tengo una mejor comprensión de lo que es el verdadero amor", comentó.

Alessandro Palazzo, su neurocirujano, le afirmó que no debería preocuparse de que volviera a ocurrir lo mismo, por lo que no deberia abandonar su vida sexual con Tony. No obstante, Lucinda quiere dar a conocer a las personas el riesgo de los dolores de cabeza que se presenta en algunas mujeres durante y después del sexo.

"Nadie habla del dolor de cabeza post-orgasmo, lo cual es comprensible; pero yo quiero dar a conocer que ese dolor puede ser una advertencia. Debido a ello, he perdido una gran parte de mí: mi carrera y cualquier hermano o hermana que mi hija pudo haber tenido", expresó.

Más de

Galería de fotos

Cargando más noticias
Cargar mas noticias