FUERZA AÉREA

Aviones de guerra que no tienen paz

Deberían ser la insignia de Estados Unidos, pero ni pueden despegar
viernes, 12 de octubre de 2018 · 08:58

(ANSA) - Los aviones caza F-35 estadounidenses no tienen paz, cuando deberían ser la insignia de la aviación militar ultramoderna, fueron suspendidos en tierra por dudas y preocupaciones acerca de su confiabilidad y seguridad tras un último incidente en Carolina del Sur.

Las operaciones de vuelo de la flota militar completa fueron temporalmente suspendidas en Estados Unidos, así como una serie de inspecciones a estos aparatos comenzaron en Reino Unido. Tanto el Pentágono como el ministerio de Defensa británico quieren tener certezas luego de que uno de estos costosísimos aparatos se estrelló cerca de la base aérea de Beaufort, Carolina del Sur, con un piloto que logró salvar su vida por milagro el 28 de septiembre pasado. Un golpe brutal para uno de los programas de armamento más sofisticados del mundo, ya que basta pensar que el costo de uno solo de estos aviones, producidos por la firma Lockheed Martin, ronda los cien millones de dólares.

Algunos componentes del F-35 se fabrican en Italia en la planta Faco de Cameri en la provincia de Novara, con la participación de la firma Leonardo. Otros países involucrados en la producción son Japón, Turquía y Corea del Sur.

La suspensión decidida por el Pentágono permitirá la inspección de las bombas de combustible de todos los aviones de la flota militar de Estados Unidos, explicó el Departamento de Defensa de ese país, subrayando cómo este trabajo debería completarse en un lapso de 24 a 48 horas.

Londres también ordenó inspecciones extraordinarias: "La seguridad es nuestra preocupación básica, por lo que decidimos una pausa para algunos vuelos de nuestros F-35 como medida de precaución mientras se realizan las pruebas", explicó un portavoz del Ministerio de Defensa de Reino Unido. El vocero británico precisó que "prosiguen las constataciones" en los modelos destinados a ser embarcados en el nuevo portaaviones británico HMS Queen Elizabeth y que los programas de modernización de la aeronáutica de Reino Unido hasta el momento "no cambian".

También en el caso británico las verificaciones se centran en eventuales fallas de las bombas de combustible que parecen ser el origen del incidente de Carolina del Sur. Se espera que el programa de los F-35 continúe durante décadas, con un estimado de tres mil aviones vendidos no solamente en Estados Unidos y Reino Unido. Solamente Washington tendría previsto gastar un billón de dólares en estos aparatos.

Cargando más noticias
Cargar mas noticias