ESTADOS UNIDOS

¿Vuelve la guerra fría?

Estados Unidos está listo para enfrentar otra crisis con misiles rusos.
lunes, 22 de octubre de 2018 · 06:42

(ANSA) - La decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de desechar el histórico tratado sobre el control de los misiles nucleares firmado por Estados Unidos y la Unión Soviética: "Es un paso muy, muy peligroso", sostiene el Kremlin.

Se trata de aquel acuerdo que hace 31 años, gracias al liderazgo de Ronald Reagan y Michail Gorbachov, abrió las puertas al definitivo deshielo entre las dos superpotencias. Y cuyo final de hoy podría marcar el inicio de una nueva guerra fría y una nueva carrera de armamentos. Un escenario espeluznante, que además de Washington y Moscú inevitablemente tendría otro protagonista: Pekín.

Las consecuencias de la decisión, anunciada por el presiente estadounidense, son imprevisibles, en una situación sobre el frente de los arsenales nucleares y convencionales que algunos observadores definen más caótica que nunca. Por una parte está Trump, que muchas veces declaró querer potenciar todo el armamento estadounidense para reconquistar la supremacía de Estados Unidos perdida. Por el otro, las ambiciones de Vladimir Putin y Xi Jinping: el líder de Kremlin trabaja para un nuevo sistema misilístico para revivir el esplendor de la gran potencia que fue Rusia en la era soviética, mientras el mandatario chino continúa con la militarización del Pacífico occidental, sobre el cual quiere tener un control casi absoluto.

En el medio, además de los aliados asiáticos de Estados Unidos, está Europa, que teme volver a estar en la mira de las cabezas nucleares y convencionales de Moscú, sobre todo los países del ex bloque soviético que hoy gravitan en la órbita de la OTAN. Y desde la cuartel general de la Alianza Atlántica, en Bruselas, llegó la advertencia de la embajadora de Estados Unidos, Kay Bailey Hutchison: "Hemos intentado enviar un mensaje a Rusia por tantos años, explicando que sabemos de sus violaciones del tratado, pero ellos están construyendo un misil balístico de medio alcance prohibido. Tenemos las pruebas", afirmó la diplomática, añadiendo como Estados Unidos está listo para interceptar y derribar los misiles rusos de corto y mediano alcance desplegados y utilizados en violaciones del tratado firmado.

Moscú no está allí, niega las acusaciones y habla de intimidación inaceptable. "Condenamos los continuos intentos de obtener concesiones de Rusia a través de amenazas, especialmente sobre temas fundamentales para la seguridad internacional y la seguridad en la esfera de las armas nucleares", afirmó el viceministro de Asuntos Exteriores de Moscú, Sergei Rybakov, quien advirtió contra el peligro de la estabilidad estratégica mundial. En los próximos días se realizará una aclaración en la capital rusa, donde el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, debería reunirse no solo con su homólogo, sino también con el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov.

Será él el encargado de explicar la decisión de la administración de Estados Unidos de retirarse del tratado firmado hace 31 años. Decisión a la que el magnate habría llegado solo como resultado de la presión de Bolton, desde siempre un "halcón" sobre el expediente de Rusia.

En tanto, mientras Gorbachov habla de: "Un grave error de Trump que denota estrechez mental", Londres se puso del lado de la Casa Blanca, con el Secretario de Defensa británico Gavin Williamson, quien acusa a Moscú de haber burlado el tratado misilístico y por eso pide al Kremlin poner un poco de orden.