INSÓLITO

De locos: los chinos son capaces de todo, hasta de crear su propia Luna

La 'nueva' Luna reflejará los rayos del sol y será ocho veces más luminosa que la real
martes, 23 de octubre de 2018 · 06:58

(ANSA) - China está dispuesta a crear su propia Luna, ocho veces más luminosa que el satélite de la Tierra, para alumbrar sus ciudades antes del 2020. Wu Chunfeng, presidente del Chengdu Aerospace Science y Technology Institute, dijo que la Luna artificial complementará a la real en las horas nocturnas para iluminar las calles de las ciudades chinas.

La "nueva" Luna reflejará los rayos del sol y será ocho veces más luminosa que la real, alumbrando un área con un diámetro de 10 a 80 kilómetros. Orbitará en torno a los 500 kilómetros de altura, contra los 380.000 kilómetros del satélite natural. Según las especulaciones podría llevar a un ahorro anual de 173 millones de dólares por menores costos de iluminación.

Días atrás

Hace cincuenta años, el 11 de octubre de 1968, partía el Apolo 7, el primer vuelo espacial tripulado del programa Apolo de la agencia espacial estadounidense NASA, preludio crucial de la llegada del hombre a la Luna. Los astronautas Walter Marty Schirra, Donn Fulton Eisele y Ronnie Walter Cunningham pasaron once días en el espacio, mientras orbitaban alrededor de la Tierra, para probar el módulo de comando que estaba proyectado para llevar al hombre hasta la Luna.

Lanzada desde la base de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, entonces conocida como Cabo Kennedy, la Apolo 7 aceleró el objetivo estadounidense de colocar un ser humano en el satélite natural terrestre antes de que terminara la década del 60, como había prometido el presidente John F. Kennedy. Apenas dos meses después en la Apolo 8 viajó la primera cápsula con tripulación que ingresó en la órbita lunar, en una misión audaz que abrió definitivamente el camino a la Apolo 11, que alunizó con un logro histórico el 20 de julio de 1969.

La misión Apolo 7 contribuyó decisivamente a que los astronautas del Apolo 11, Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins, corrieran mucho menos riesgos. El suma el Apolo 7 fue un éxito absoluto de ingeniería: todos los sistemas, afirmó la NASA, funcionaron de modo satisfactorio y se cumplieron los objetivos de la prueba, a pesar del frío que golpeó a los astronautas y un poco de tensión entre la tripulación y el personal de Tierra.

Aquel vuelo sirvió para poner a prueba todos los procedimientos y las prestaciones de la tripulación y se desarrolló en un clima muy emotivo: a 21 meses de la tragedia del Apolo 1, en la que murieron tres astronautas de la NASA por el incendio de la rampa de lanzamiento, durante una ejercitación. El incidente llevó a la NASA a modificar la cápsula, para mejorar la seguridad, y a programar tres lanzamientos sin tripulación para probar el cohete Saturn V, el módulo lunar y el módulo de comando.

La misión marcó también un récord para Schirra, el comandante, que se convirtió en el primer astronauta en hacer tres viajes al espacio: él formaba parte de "Los Siete Magníficos", el primer grupo de astronautas de la NASA seleccionado en 1959 y había volado antes en los programas Mercury y Géminis.

Para Eisele y Cunningham, en cambio, fue su primer vuelo espacial. La misión Apolo 7 fue además la primera en conectarse en transmisión televisiva en directo con la Tierra desde el espacio, con siete contactos en total.

Más de