Todo lo que tenés que saber

¿Qué se vota el domingo en Brasil?

Quién pueden votar y cómo funciona el sistema de urnas electrónicas.
viernes, 05 de octubre de 2018 · 14:06

Más de 147 millones de brasileños elegirán presidente el próximo domingo, en el marco de una elección que genera expectativas en el mundo, debido a que el candidato mejor posicionado, Jair Bolsonaro, es un político de ultraderecha, homofóbico, machista y a favor de la mano dura.

Las últimas encuestas ubican a Bolsonaro en primer lugar de intención de voto con un respaldo del 32%, mientras que en un lejano segundo puesto se encuentra Fernando Haddad, el candidato del ex mandatario Lula Da Silva, con un 23%.

Fernando Haddad.

Qué se vota
   
Se elegirá presidente y vicepresidente de la República, a los gobernadores de los 27 Estados (incluido el Distrito Federal de Brasilia), a los 513 diputados, a 57 de los 81 senadores (dos tercios) y a los legisladores de las asambleas de cada uno de los Estados. Los mandatos son de cuatro años, excepto para los senadores, de ocho.

Quiénes votan

En total, 147,3 millones de brasileños participarán de la votación. De acuerdo a los datos del Tribunal Superior Electoral (TSE), 147.306.275 brasileños están habilitados para votar, un 3% más que en 2014.

El voto es obligatorio para quienes tienen entre 18 y 70 años, con una multa irrisoria para quienes se ausenten (3,51 reales, menos de un dólar). Es opcional para quienes tienen 16 y 17 años, los mayores de 70 años y los analfabetos.

Candidatos durante el debate.

Segunda vuelta

El próximo 28 de octubre se realizará ballotage, si ningún candidato logra obtener la mayoría absoluta de los votos. En estas elecciones, por primera vez, se prohibió el financiamiento de la campaña por parte de empresas.  

Voto

Los brasileños votan en un sistema de urnas electrónicas. Cada elector debe digitar el código que corresponde al candidato: dos cifras para presidente y gobernadores, tres para senadores, cuatro para diputados federales y cinco para los legisladores de las asambleas de cada Estado.

Las dos primeras cifras son siempre las que corresponden al partido. Este sistema permite obtener los resultados rápidamente, pero algunos críticos, como Bolsonaro, advierten sobre la posibilidad de hackearlas.