COIMAS EN LAS OBRAS

Falleció un testigo clave de la causa Odebrecht Colombia y su hijo fue envenenado días después

Si bien el testigo habría muerto de causas naturales, su hijo falleció al ingerir una bebida del escritorio de su padre.
miércoles, 14 de noviembre de 2018 · 07:50

La resolución del caso Odebrecht en Colombia parece haber quedado más lejos, después de que falleciera de un paro cardíaco uno de los testigos fundamentales. Junto con él también murió su hijo, quien ingirió una bebida envenenada que se encontraba entre las pertenencias de su padre.

El hecho ocurrió el pasado jueves, cuando el ingeniero Jorge Enrique Pizano, interventor de la Concesionaria Ruta del Sol, un proyecto en el que participó la compañía, murió en su finca de Subachoque.

Tras informar sobre la muerte de su padre, el arquitecto Alejandro Pizano Ponce de León se trasladó desde Barcelona hasta Bogotá, en donde murió frente a su hermana. "Las pruebas recaudadas en la residencia de sus padres indican que la víctima habría encontrado el cianuro en una botella de agua saborizada que se hallaba en el escritorio de su padre, de la cual ingirió un sorbo", señalaron las autoridades en un informe.

 "Según personas cercanas a la familia, después de la ingesta del agua, la víctima advirtió un mal sabor e intentó expulsar el líquido; pocos minutos después presentó fuertes molestias estomacales y falleció de camino al hospital", determinaron las pesquisas.

Tales muertes despertaron las sospechas de los investigadores avocados al caso de corrupción de la constructora brasilera. Pizano fue quien detectó varias irregularidades relacionadas con la obra en la que trabajó desde el 2010, y las informó, en el 2015, al fiscal de la causa.

En el caso de Colombia, las coimas pagadas a los funcionarios hicieron que la empresa consiguiera ser a única firma habilitada para la licitación de un tramo de la Ruta del Sol. Además, las campañas de los principales candidatos en dos elecciones presidenciales y hasta la Administración de Álvaro Uribe se vieron salpicadas.

Hasta el momento, en suelo colombiano se detuvo a Gabriel García Morales, antiguo viceministro de Transporte de Uribe, en los años 2009 y 2010 y al excongresista Otto Bula debido a su presunta participación en el millonario caso de corrupción.