ATENTADO

¿Dónde quedó la paz en Colombia?

Twitter se convirtió en el mejor termómetro de lo que pasa actualmente en la sociedad colombiana.
viernes, 18 de enero de 2019 · 06:48

(ANSA) - La paz colombiana sufrió este jueves un duro golpe luego del atentado en el que un suicida ingresó en una camioneta a la fuerza a la Escuela de Policía General Francisco de Paula Santander, activó los 80 kilos de pentolita y acabó con la vida de nueve personas y dejó heridas a 54 más.

Hace apenas dos años que el grupo guerrillero FARC abandonó las armas para convertirse en partido político de izquierda, tras pactar un paz negociada con el gobierno colombiano de entonces, en un acuerdo sembrado de dudas por parte de la derecha, que ahora tiene a uno de lo suyos en la presidencia.

Sin embargo, el jefe de Estado, Iván Duque, avisó hoy que su gobierno actuará "con toda la firmeza y con toda la prudencia" frente al "acto terrorista" ocurrido en el lugar donde se forman los oficiales de la policía local.

Horas después del atentado, la Fiscalía identificó al suicida, el tipo de vehículo en el que transportaba el explosivo, y prometió establecer a qué grupo o que motivó al conductor del coche-bomba a ejecutar el atentado.

El abanico de posibles autores es amplio, desde grupos dedicados al narcotráfico, pasando por disidentes de las FARC o el grupo guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN). En caso de que el ELN estuviera detrás del atentado llevaría al fin de los suspendidos diálogos de paz con el gobierno, que supedita su continuidad a que los rebeldes abandonen el secuestro y sus atentados.

El eventual rompimiento definitivo con esa organización supondría el retorno a plenitud de los militares al campo de batalla y la confirmación en favor de ciertas voces de la derecha que claman por no volver a negociar con grupos armados ilegales, y en el peor de los casos hacer "trizas" los acuerdos pactos con las FARC.

El presidente Duque desde su campaña y en sus seis meses de gobierno no ha cedido a los llamado de guerra y por el contrario ha dado muestras de querer implementar el pacto de paz, pero el atentado de hoy es munición para el arma política preferida de esos sectores que le apuntan a rehacerlo todo.

"Qué grave que la paz hubiera sido un proceso de sometimiento del Estado al terrorismo!", escribió desde su Twitter el expresidente y actual senador de derecha, Alvaro Uribe, un mensaje que fue repudiado en esa misma red social.

Twitter se convirtió en el mejor termómetro de lo que pasa actualmente en la sociedad colombiana, dividida y polarizada entre quienes prefieren la pacificación negociada y aquellos que desearían lograr esa paz mediante una derrota propinada por los militares. "Lo que es cierto es que esto que vivió Bogotá hoy no es que volvimos a los 90, no es que volvimos a principios del 2000, estos son coletazos terribles pero normales en países en transición", explicó Ariel Avila, uno de los mayores expertos del conflicto interno colombiano.

Avila hizo un llamado a la "calma" y a esperar que sean las autoridades las que determinen a los responsables del atentado.

Por su parte, el partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria (FARC), que durante su pasado como grupo guerrillero ejecutó los más grandes atentados contra la fuerza pública y civiles, pidió no "dejarse llevar por la histeria guerrerista y las soluciones militaristas". "Expresamos nuestra solidaridad a las víctimas y sus familiares y convocamos a todos los sectores del país persistir en la construcción de un pacto nacional que saque la violencia y las armas del ejercicio de la política", dijo FARC en un comunicado.

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia