UN DÍA COMO HOY...

El trágico asesinato ¿sin resolver? del bebé Lindbergh

Charles Augustus Lindbergh Jr. fue secuestrado de su casa el 1 de marzo de 1932. El caso sigue abierto.
viernes, 01 de marzo de 2019 · 21:58

ESTADOS UNIDOS, Miami.- Hace 87 años fue llamado "El Crimen del Siglo": Charles Augustus Lindbergh, Jr., hijo de 20 meses del entonces famoso aviador y Anne Morrow, fue secuestrado alrededor de  9:00 p.m., el 1 de marzo de 1932, en el segundo piso de la casa de Lindbergh en Nueva Jersey.

La ausencia del pequeño fue descubierta y reportada a sus padres, que estaban en la casa, una hora más tarde por la enfermera del niño. Tras un registro de las habitaciones se encontró una nota de rescate de 50.000 dólares. Una escalera fue usada para llegar a la ventana del cuarto del niño, donde no había manchas de sangre ni tampoco huellas dactilares.

El 6 de marzo de 1932, el Coronel Lindbergh recibió una segunda nota (con matasellos de Brooklyn, Nueva York, el 4 de marzo), en la que se aumentaba el rescate a 70.000 dólares. La policía discutió varias teorías, pero no surgieron pistas concretas.

El 12 de mayo de 1932, el cuerpo del bebé fue hallado accidentalmente, enterrado al borde de una carretera y a unos seis kilómetros de la casa de Lindbergh. La cabeza estaba aplastada con un agujero en el cráneo. El cuerpo fue identificado y cremado en Trenton, Nueva Jersey, el 13 de mayo de 1932. El examen forense demostró que había muerto dos meses antes por un golpe en la cabeza.

El 14 de septiembre de 1934, el inmigrante ilegal alemán Bruno Haupman fue detenido en Nueva York, había utilizado un billete de 10 dólares cuya numeración coincidía con una cantidad del rescate entregada por Lindbergh en una gasolinera. Registrada su vivienda, la policía encontró 15.000 dólares.

Después de un largo proceso, que ocupó las primeras páginas de la prensa internacional y dos apelaciones del acusado, Hauppman fue ejecutado en la silla eléctrica el 3 de abril de 1936.

Hoy, algunos archivos del Gobierno ponen en duda la culpabilidad del asesino oficial. Por ejemplo, un viejo documento del FBI sostiene que muchos de los testigos en el juicio actuaron bajo coacción policial.