ESCÁNDALO

Documental destruye cualquier posibilidad de que el paraíso de Michael Jackson sea vendido

Enclavado en las ondulantes colinas de Santa Bárbara, “Neverland” fue una vez un mundo de ensueño.
martes, 05 de marzo de 2019 · 23:02

ESTADOS UNIDOS, Los Ángeles.- Mientras el imponente rancho de Michael Jackson (1958-2009) luce inquietantemente tranquilo, las últimas acusaciones de que el “Rey del Pop” abusaba repetidamente de los niños pequeños allí significan que tal vez nunca se venda. Ahora re-bautizado como Sycamore Valley Ranch, su posición aislada "de todo" lo hace sentir como "el lugar perfecto para cometer crímenes atroces", según comentario de un periodista del diario Los Angeles Times.

La propiedad privada, cuatro veces el tamaño de Mónaco, fue adquirida por Michael Jackson en 1987 por 19.5 millones de dólares. Durante los 15 años que vivió allí, el cantante llenó el lugar de maravillas mágicas, incluyendo un zoológico privado, atracciones de feria y su propio departamento de bomberos.

A fines de la pasada semana, los dueños (Sycamore Valley Ranch Company, donde los herederos de Jackson tienen acciones) rebajaron el precio de la propiedad a 31 millones de dólares, la friolera de 69 millones de dólares menos que su precio de venta de 2015: 100 millones. No hubo oferta alguna en ese momento.

Varias fuentes temen que un polémico documental destruya cualquier posibilidad de que el lugar se venda, ni siquiera por un millón de dólares. Pero, los agentes de bienes raíces Suzanne Perkins y Kyle Forsyth culpan a las condiciones ambientales como sequías, deslizamientos de tierra e incendios forestales por la falta de compradores.

Las cuatro horas ­–divididas en dos partes– del documental sobre Michael Jackson (cadena HBO) son una exploración detallada de los mecanismos mentales por los que atraviesan las víctimas del estrés postraumático. Desde la negación de lo ocurrido, al sentimiento de culpa, los flashbacks recurrentes, la ansiedad o la depresión que aflige a sus dos protagonistas (Wade y Jimmy) hasta que deciden airear sus demonios para contarle al mundo los presuntos abusos que sufrieron del “Rey del Pop”.

El documental también demuestra claramente como la fama y el talento pueden deslumbrar a millones de personas, empezando por las familias de Wade Robson y Jimmy Safechuck, que ignoraron todas las señales del tormento vivido por sus hijos, embelesados por el carisma y la aparente bondad del autor de ‘Thriller’.