TESTIMONIO

La primera pareja transgénero legalmente casada del mundo abre las puertas de su intimidad

Ginny Seaboy y Julia James hicieron historia en 2010 y ahora rompen el silencio.
viernes, 08 de marzo de 2019 · 00:32

ESTADOS UNIDOS, Miami.- La pareja se conoció hace 10 años en un foro en línea para mujeres trans y hoy disfrutan de la intimidad más allá de sus sueños más salvajes.

Julia, de Nueva Escocia, Canadá, quien, al igual que Ginny, no se ha sometido a cirugía genital, comenta: "Puedo tener un orgasmo de pie, sin tocarme e incluso en siete segundos con solamente pensarlo. Tengo orgasmos continuos hasta que me canso, en lugar de una eyaculación constante, y puedo hacerlo hasta 198 veces en 90 minutos. Ginny es multiorgásmica como yo y hemos tenido mucha, mucha suerte sexualmente". 

En noviembre de 2009, Julia le propuso a Ginny que ambas posaran para una foto en vestidos de novia como una broma. Pero, luego se arrodilló y pidió matrimonio a Ginny, que casi cae desmayada. Se casaron en una ceremonia íntima en la casa de los padres de Ginny, en Bedford, Canadá, el 7 de octubre de 2010, exactamente un año después de la primera cita para comer en un parque.

Ginny, que vivió como hombre de 1985 a 2004, viajando por el mundo como bajista en más de 30 bandas de country, blues, jazz y rock, dijo entonces: "Es genial saber que tenemos el título de primera pareja trans casada”. En julio de 2005, Canadá fue el cuarto país del mundo en aprobar una ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Al crecer, Ginny quería ser como su mamá Ruth en lugar de como su papá, Ted. A pesar de que se dio cuenta de que era transgénero no fue hasta 1978, cuando tenía 17 años, que decidió comenzar a identificarse públicamente como mujer. Lamentablemente, su apertura no duró mucho ya que sus amigos músicos no aceptaban su estilo de vida después de conocerla como hombre. Y, en 1981, volvió a identificarse como hombre por el bien de su trabajo y pasó años tratando desesperadamente de ser alguien que no era, incluso casándose con una mujer en 1985.

Julia, mientras tanto, no tiene una historia tan interesante para contar. “¡Mi mejor historia es haber conocido a Ginny!”, exclama.