Doodle

Max Born: Google y Dios juegan hoy a los dados

A 135 años de su nacimiento, es inevitable traer a cuenta el intercambio epistolar que tuvo con Albert Einstein y que deja en claro cuán más allá podían ver ambos
lunes, 11 de diciembre de 2017 · 19:40

BUENOS AIRES (Redacción) - Dueño de una inteligencia admirable y gran capacidad analítica y científica, Max Born pasó a la historia desde su Alemania natal, tras convertirse en el primer esbozador de la mecánica cuántica. En uno de sus escritos que data de 1924 utilizó esos términos por primera vez y ese sería un punto de partida fundamental para la teoría que iba a desarrollarse posteriormente. A 135 años de su nacimiento, es inevitable traer a cuenta el intercambio epistolar que tuvo con Albert Einstein y que deja en claro cuán más allá podían ver ambos. 

La física unía a Max Born y a Albert Einstein. El avance que el primero había formulado en relación con la mecánica cuántica despertaba en el segundo curiosidad y admiración. De ahí el fluir de un diálogo intelectual a través de cartas y la necesidad vigente, en cada una de ellas, de seguir, a pesar de todo, marcando la distancia que los ponía en veredas diferentes. 

La interpretación que ambos hacían de la naturaleza era profundamiente distinta, aún así el acercamiento intelectual fue fundamental para que quedaran en claro tanto los puntos de unión como los de distanciamiento y para que se pudiera comprender más en el detalle cómo se conformaba el pensamiento de cada uno.

Una frase de entre todas las misivas que se enviaron pasó oportunamente a la posteridad. Fue Einstein el que le dijo a Born: "Tú crees en un Dios que juega a los dados y yo creo en la ordenación total y en las leyes de un mundo que existe objetivamente y que trato de captar en una forma frenéticamente especulativa". Si bien quedaba en claro qué postura ante la inmensidad del mundo podría tener cada uno, la frase fue controversial. Más tarde, Einstein tuvo que ofrecer una aclaración y expresar que no creía en ninguna divinidad y que con la palabra Dios se refería al universo. 

Esta rivalidad teórica entre ambos, que es un testimonio vivo del acercamiento que alguna vez tuvieron Einstein y Born, sigue siendo inquietante, cuando hoy, ese mismo azar que se le atribuía al pensamiento de Max, es el que nos pone delante, a través de Google en su Doodle, una personalidad como la del Premio Nobel de Física de 1954 y nos impulsa a saber más de él. ¿Dios y Google juegan hoy a los dados?