NO TE PIERDAS EL VIDEO

Conocé a los 10 hombres más increíbles del mundo

La belleza no es el único atributo que puede tenerse en cuenta, ya que estos representantes del género masculino son únicos a su particular modo.
viernes, 28 de septiembre de 2018 · 23:59

Uno de los estereotipos más arraigados en la sociedad es que al hablar de hombres increíbles, la belleza se ubica en el primer puesto. Sin embargo, estos 10 representantes del género masculino son extraordinarios a su particular modo. Ya sea por sus características físicas, por sus costumbres y hasta sus habilidades, estos caballeros generan sorpresa a quien los observa. No te pierdas el video al final de la nota.

Conocido como el "hombre de barro", Pakkirappa Hunagundi de Karnataka tiene una particular afición por los ladrillos, el barro y las piedras, pero no como elementos para confeccionar una casa, sino como dieta, ya que padece un un trastorno alimentario llamado “Pica”. Según asegura, su obsesión por esta clase de alimentación se inició cuando tenía 10 años y ahora llega a consumir, diariamente, más de 3 kilogramos de lodo, grava, ladrillos o piedras. "Puedo saltarme las comidas, pero no ladrillos o barro”, resaltó el hombre al Daily Express.

El segundo de estos caballeros es Naresh Kumar, de Muzzafarnagar, en la India, y es conocido como la "batería humana", ya que puede soportar de manera natural altos voltajes de la electricidad, ya que afirmó: “Cada vez que tengo hambre y no hay comida en casa, toco cables pelados y en media hora estoy satisfecho. Yo me alimento de electricidad como si fuera comida". En tanto, al relatar cómo fue que se dio cuenta de esta particularidad, explicó que en un trabajo tocó cable que no estaba aislado de la corriente eléctrica y salió indemne, un hecho que lo empujó a descubrir sus límites. "Creo que el 80 % de mi cuerpo está compuesto de electricidad ahora mismo”, concluyó.

Nick Stoeberl, en tanto, ostenta el récord mundial Guinness por tener la lengua más larga de la historia con 10,1 centímetros. Este joven de 28 años oriundo de Los Ángeles, California (Estados Unidos), no solo la muestra, sino también la usa como una suerte de pincel y ha logrado pintar, en 6 horas, el retrato de un castor gigante. "Es un regalo", afirmó al Huffington Post, y agregó: "Tengo que usarlo", por lo cual cuenta con su propio canal de YouTube: "Tongue Show".

Quien le sigue es Lucky Diamond Rich, otro récord Guinness, pero en este caso por ser el hombre más tatuado del mundo, ya que su cuerpo está cubierto en un 100% por tinta. Este neozelandés posee tatuajes no solo en los lugares más usuales, sino también en sus párpados, el prepucio, las encías y hasta debajo de los pies. Pero eso no es todo, también tiene perforaciones, una dentadura metálica y expansiones en las orejas.

Desde Irán llega Sajad Gharibi, quien se hizo conocido como el 'Hulk' iraní, Rustam (un héroe persa) o el Hércules iraní, ya que con sus 26 años, un peso de 165 kilos y 1.84 centímetros de altura ostenta una figura que bien puede despertar la envidia del gigante verde. Sin embargo, más allá de su imagen, este hombre es economista empresarial y trabaja en una agencia inmobiliaria. "Llevo la vida que lleva cualquier otra persona. Hago deporte todos los días durante 2 o 3 horas, y duermo 8 horas", afirmó a Sputnik, aunque aclaró que "si la República Islámica de Irán necesita mi ayuda, estoy dispuesto a ir a luchar a Siria". 

El premio por el más escatológico se lo lleva Amou Haji, de 80 años, quien lleva más de sesenta años sin bañarse y es considerado el hombre más sucio del mundo. Según afirman los medios locales, este iraní , luego de atravesar algunos problemas personales, dejó de interesarse por su higiene y se convirtió en un ermitaño, pero afirma que “se siente muy feliz a pesar de no tener posesiones y tal vez eso sea el motivo de su alegría”. Incluso, ostenta otras particulares costumbres, como alimentarse de carne podrida de animales muertos, fumar heces de animales, tomar cinco litros de agua diaria, no se corta el cabello, sino que se lo quema y anda con un casco que usa para protegerse del frío.

El séptimo de estos hombres fue nombrado como el Ken humano, ya que a sus 40 años se ha sometido a múltiples intervenciones quirúrgicas para imitar al mítico novio de Barbie. Su verdadero nombre es Justin Jedlica y su historia es tan particular su mirada del mundo. Es que, según cuenta, "cuando tenía veinte años, no estaba preparado para afrontar el vello facial" por lo cual se lo removió, sin embargo, durante una reciente entrevista para Calers News, advirtió: "Un día quiero tener toda la barba. Ver crecer el pelo en mi cara es bastante guay y poder moldear así mis patillas y mis cejas es genial”.

Desde el Asia aparece Zhao Rui, oriundo de China, que tiene su cráneo más duro que las piedras, ya que, mediante un video que se volvió viral, se lo ve empujando un taladro contra su cabeza sin que la atraviese o lacere la piel. Lo cierto es que ostenta un master en Kunf-Fu y también realiza actos pocos comunes, como doblar una barra de hierro contra su garganta o recostarse sobre clavos de metal. Sin embargo advirtió que mientras entrenaba padeció graves heridas, como un gran agujero en su cabeza.  “Fue muy doloroso pero mejoré y gané experiencia y ahora puedo practicar sin ningún problema", resaltó.

Si viviera en la Argentina, este hombre podría ser catalogado desde "narigón", "pipa", hasta con un moderno "alto nazo". Sin embargo, Mehmet Ozyurek es oriundo de Turquía y su nariz de 8,8 centímetros, medida desde el puente hasta el extremo lo consagró como el hombre con la forma la nariz más grande del mundo en el récord Guinness. Según afirmó a medios locales, ahora se encuentra orgulloso de esta particularidad de su rostro, pero advirtió que sufrió muchos problemas por las constantes bromas que padece. , debido a los chistes a los que es continuamente sometido.

El último y más triste es Paul Karason, quien era conocido como el "Papá Pitufo" de la vida real, quien falleció en septiembre de 2013 de un ataque al corazón. En 2008, este hombre se hizo conocido cuando habló sobre su patología conocida "argiria", que es una consecuencia del uso de suplementos dietéticos, ya que por una preparación de plata que utilizaba para un caso grave de dermatitis, le generó este trastornos en su piel.