VEGETARIANOS

A la cárcel por alimentar bebé con puré de papas

Unos padres veganos (rechazan alimentos de origen animal) fueron encarcelados después de que un bebé de cinco meses fue descubierto en un estado severo de desnutrición y deshidratación.
martes, 19 de febrero de 2019 · 20:01

ESTADOS UNIDOS, Titusville, Florida.- Un bebé que solamente aumentó 400 gramos desde su nacimiento está hospitalizado en estado muy grave. Los padres, Robert Buksey, de 31 años, y Julia French, de 20, solamente alimentaban a su hijo con puré de papas.

La pareja, procesada por "negligencia grave", conocía el estado del bebé, pero no hizo nada para remediarlo, según la policía de Titusville. Cuando fue descubierto en su casa –por una denuncia anónima– el niño tenía los ojos hundidos en las órbitas y las costillas visibles.

Cuando recibió los primeros auxilios de paramédicos, la desnutrición y la deshidratación impidieron que su temperatura corporal y su nivel de azúcar permanecieran estables. "Nunca había visto a un niño tan enfermo, tan cerca de una posible muerte", dijo un médico de urgencias en el hospital, donde ahora es alimentado por un tubo. Sin embargo, es posible que todavía tenga secuelas por el largo período de desnutrición. Los padres no explicaron por qué dejaron la fórmula orgánica que su médico les había recetado para alimentar al bebé.

Según pediatras, la dieta vegetariana o vegana, que excluye carne, huevos, lácteos o productos animales de cualquier clase, deja a los adolescentes y niños, con carencia de zinc, hierro, vitaminas D y B12, Omega-3 y ácido fólico, sustancias necesarias para un correcto desarrollo.

Uno de los episodios que dañó especialmente la reputación de las familias que no quieren consumir animales ocurrió en 2014 en Bélgica con la muerte de Lucas, un bebé de siete meses a quiénes sus padres habían alimentado escasamente con leches vegetales. Cuando el niño comenzó a tener dificultades para respirar, los padres decidieron llevarlo a un médico homeópata, a más de una hora en auto de su casa. Para cuando Lucas llegó a una sala de urgencia de un hospital pesaba solo cuatro kilos y tenía el estómago completamente vacío.