NEGOCIO

Renuncian a sus trabajos al mismo tiempo y dejan un cartel: ¡váyanse al diablo!

Los empleados de una cadena de comida rápida recogen sus cosas y se van, dejando mensajes en la puerta principal.
sábado, 02 de marzo de 2019 · 01:48

ESTADOS UNIDOS, Miami.- Una cadena de comida rápida fue víctima de un incidente nunca antes visto en el país. Los empleados de tres restaurantes Sonic Drive-In en Ohio abandonaron las instalaciones y pegaron un papel sobre las puertas: "Debido a la gestión catastrófica, todos renunciamos. La compañía ha sido vendida a personas que no están interesadas en nadie más que en sí mismas. Disculpen las molestias, pero nuestro equipo ya no trabaja para esta empresa. A los nuevos dueños: ¡Váyanse al diablo!".

El despido de siete ejecutivos que estuvieron durante más de siete años en sus cargos, la llegada de nuevos jefes y la caída de los salarios –negada por Sonic Drive-In– empujaron a los empleados a irse.

Por el momento, no se sabe si los restaurantes permanecerán cerrados o si volverán algunos de los empleados. "Reconocemos que los cambios pueden ser difíciles de entender para los empleados, y a la mayoría de ellos se les ha dado la oportunidad de seguir en sus posiciones. Los que trabajan para Sonic Drive-In pueden esperar una labor divertida y desafiante para construir una carrera, si así lo desean”, dijo un portavoz de la compañía.

La franquicia de comida rápida opera desde 1953 desde su oficina principal en Oklahoma City, propiedad también de Arby's y Buffalo Wild Wings. No es una marca conocida internacionalmente porque no tiene negocios en otros países.

Troy Nuel Smith (1922-2009) fue el empresario estadounidense que fundó Sonic Drive-In, que recrea la sensación de "drive-in diner" de la década de 1950, con chicas que usualmente usan patines.

Más de