CONDENADO

Novelista deberá pagar 42 millones por el asesinato y tortura de su prometida

El acusado, descendiente de una familia rica, cumple una condena de cadena perpetua.
lunes, 04 de marzo de 2019 · 23:16

ESTADOS UNIDOS, Los Ángeles.- Una jueza pronunció el veredicto después de un juicio por la demanda de “muerte injusta” presentada por la familia de Iana Kasian contra Blake Leibel, autor del horripilante asesinato en base a una historia de un libro que creó. El asesino deberá pagar 42 millones de dólares a la familia de la víctima.

Con una prometedora carrera en Hollywood, fue condenado el año pasado por asesinato en primer grado, caos agravado y tortura, y ahora cumple cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

Antes de que los ayudantes del sheriff arrestaran a Leibel en el apartamento de Hollywood que compartía con Kasian, de origen ucraniano, había bloqueado las puertas con colchones y se había encerrado en una habitación con el cuerpo destrozado de su prometida.

Los fiscales dijeron a los miembros del jurado durante el juicio que el asesino utilizó un objeto punzante –quizás el cuchillo verde de pelar papas o la navaja ensangrentada hallada en el baño de la pareja–, así como sus manos desnudas para cortar y rasgar el cuero cabelludo de su prometida, que murió en un charco de sangre.

La mujer estaba viva durante gran parte de la tortura: "Tuvo una muerte muy lenta, insoportable y dolorosa", dijo la policía, quien agregó que el asesinato se basó en "Síndrome", una novela gráfica que Leibel creó años antes. La portada muestra una muñequita con el cuero cabelludo parcialmente arrancado.

En California, Leibel sobrevivió principalmente de préstamos de sus ricos padres, pagos que totalizaron 1.8 millones  de dólares durante siete años. También trabajó como guionista en la serie de animación "Spaceballs", basada en la película de Mel Brooks de 1987.

Los fiscales argumentaron en el juicio que Leibel estaba celoso de la atención que Kasian le daba a su recién nacida hija, Diana, y por eso la mató.