SAQUEOS

Los muertos están a salvo, pero los cementerios se quedan sin lápidas y sin esculturas

Hay una red criminal dedicada al desmantelamiento de sepulcros y al contrabando de mármol y bronce.
martes, 05 de marzo de 2019 · 20:51

VENEZUELA, Caracas.- Las placas de mármol que identificaban las tumbas en los cementerios de Venezuela y centenares de esculturas de bronce han desaparecido en, al menos, 12 estados del país, según información publicada por InSight Crime.

Una investigación realizada durante dos años por un equipo de "Institutional Assets and Monuments"(IAM) de Venezuela determinó que 6.812 piezas, que equivalen a 297 toneladas de bronce patrimonial, han sido hurtadas de manera sistemática y posteriormente vendidas por los delincuentes a través de rutas que llegan hasta Colombia, las islas del Caribe e, incluso, hasta Asia. Según este estudio, el tráfico del bronce venezolano representa para los grupos criminales ganancias de más de un millón de dólares.

El Occidente es la región más afectada por ser una zona rica en monumentos y, además, por su proximidad con la frontera con Colombia. “Quienes trafican ilícitamente con metales prefieren la ciudad colombiana de Cúcuta, donde venden el kilogramo de bronce fundido en unos seis dólares promedio”, según Anderson Jaimes, director de investigación del Museo de San Cristóbal, en el estado Táchira.

No se descarta que exista complicidad de las autoridades con las mafias que se dedican al hurto, el saqueo y la posterior venta de bronce. Los investigadores de IAM Venezuela, por ejemplo, se preguntan cómo los organismos de seguridad no pudieron evitar el robo de dos puertas de bronce que pesan 1.000 kilogramos cada una y que corresponden a la primera entidad bancaria del estado Zulia, fundada en 1982.

“Hemos denunciado el robo de placas y de bustos en estados como Mérida, Barinas y nunca hubo una acción del gobierno; por el contrario, a los meses nos enteramos de nuevos hurtos, y pese a la cantidad de casos que hemos documentado, no hay investigaciones abiertas, ni hay detenidos. Eso va a seguir. Venezuela se ha convertido en una mina de bronce abierta”, puntualiza una de las investigadoras.

Por otra parte, esta actividad criminal no termina en el robo y hurto de piezas de bronce, sino que se suma a otras mercancías como oro, cobre, combustible, ganado y armas, que las redes de crimen organizado sacan de territorio venezolano.  

Más de