EMERGENCIA

Epidemia de perros marihuaneros es un tremendo dolor de cabeza

La legalización de la planta de cannabis trae varios problemas en EE. UU., porque es botada en calles y playas
miércoles, 06 de marzo de 2019 · 21:48

ESTADOS UNIDOS, Miami.- Según el diario “Cape Cod Times”, los perros están encontrando e ingiriendo marihuana, cada vez más, en la península de Massachusetts (Cape Cod, Martha's Vineyard y Nantucket), dejando a los dueños preocupados y a los veterinarios sobrecargados de trabajo. "No hay día que no tengamos hospitalizado a un perro drogado con marihuana", dice la Dra. Louisa Rahilly, directora médica de “Cape Cod Veterinary Specialists”.

Linda McCann, dueña de un mini poodle (caniche enano) llamado Brahms, asegura que su mascota quedó "totalmente drogada" después de que comió unas hierbas botadas en un estacionamiento durante su paseo matutino. Muchas veces, los consumidores desechan marihuana, aunque sea mínima, en zonas públicas, detectada fácilmente por el olfato canino.

"Normalmente ladra a los vecinos, saluda a la gente y lo mejor de su día es recibir una golosina del cartero", dice McCann. "Pero, el día del incidente no se movió. Sus ojos estaban tan raros que fui urgente al veterinario”.

Rahilly comenta que los perros drogados con cannabis, terminan muy mareados "vomitando y orinando", lo que podría confundirse con un derrame cerebral. Algunos se recuperan rápido, de 12 a 24 horas, según Kevin Smith, copropietario de “Hyannis Animal Hospital”, pero también hay casos graves cuando se presenta una sobredosis.

La Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (American Society for the Prevention of Cruelty to Animals) dice que el número de llamadas relacionadas con consumo de marihuana en mascotas en 2018 fue de 1.800, en comparación con 208 hace una década.

La marihuana es la droga de mayor consumo en Estados Unidos: en 2015, más de 11 millones de jóvenes de entre 18 y 25 años reportaron que la habían consumido.

La legalización de la marihuana para usos médicos o para el consumo recreativo de personas adultas está vigente en una cantidad cada vez mayor de Estados. En Massachusetts fue legalizada el 20 de noviembre de 2018.