ELMONSTRUO DE DENVER

El malvado padre ignoró las súplicas de su hija, que no quería morir como su hermana

Después de hacerse pública una grabación, salen a luz los escalofriantes detalles de una matanza.
viernes, 08 de marzo de 2019 · 20:42

ESTADOS UNIDOS, Denver, Colorado. Chris Watts asesinó a su esposa Shanann, que estaba embarazada, y a sus hijas Bella y Celeste. Un fiscal del caso calificó está acción criminal como “la más inhumana entre más mil casos que he investigado”.

En una entrevista en la prisión el 18 de febrero y dada a conocer en las últimas horas, Chris Watts confesó haber asesinado a su esposa dentro de su habitación horas después de que ella llegó de un viaje de negocios a la medianoche del 13 de agosto de 2018.

Iinvolucrado en una aventura con una amante durante meses, Watts la confrontó y le pidió el divorcio. Pero Shanann, que tenía 15 semanas de embarazo de su primer hijo varón (que se llamaría Nico), respondió amenazando con llevarse inmediatamente a las pequeñas hijas a la casa de sus padres. 

Fue entonces cuando Watts la estranguló, confesó a los investigadores durante una entrevista de cinco horas. El asesino no sabe por qué su esposa nunca se defendió. "Cada vez que lo pienso, me pregunto: '¿Sabía que la mataría antes de ponerme encima de ella?'".

Una de sus hijas, Bella, entró al dormitorio sosteniendo su manta o frazada y preguntó qué le pasaba a su madre. “Estaba envolviendo el cuerpo de Shanann en una sábana en ese momento”, dijo Watts.

"¿Qué haces con mamá?", insistió Bella.

Watts le dijo a su hija mayor que su madre estaba enferma y que necesitaban “llevarla al hospital". Entonces subió a su camioneta, colocó el cadáver en la parte de atrás y a sus hijas delante. Ambas llevaron sus mantas y una de ellas, un perro de peluche, “para el paseo al hospital” (según repetían al padre).

Condujo unos 45 minutos hasta la propiedad de una compañía petrolífera, donde trabajaba, y arrojó el cuerpo de su esposa en una zanja. Inmediatamente, ordenó a las niñas que bajaran de la camioneta: usó la "manta favorita" de Celeste para asfixiarla hasta la muerte.

Bella suplicó por su vida antes de matarla, una imagen que recuerda cada vez que cierra los ojos. "¿Me va a pasar lo mismo que a Celeste? ¡Yo quiero volver con mamá!", dijo la niña. Watts respondió "sí", antes de usar la misma manta para asfixiarla.

Después, arrojó los dos cuerpos, envueltos en mantas, a unos grandes barriles de petróleo, incluyendo al perro de peluche.