MUNDO

Los prestigiosos premios y condecoraciones que recibió Thor Heyerdahl

Vastos son sus premios y méritos, entre los que se encuentran: la Medalla Retzius de la Real Sociedad Sueca de Antropología y Geografía
lunes, 06 de octubre de 2014 · 16:10
ESPECIAL.- Thor Heyerdahl nació el 6 de octubre de 1914 en Larvik, Noruega. Estudió Biología y Geografía en la Universidad de Oslo, especializándose en la antropología de Polinesia. Dedica gran parte de su vida a  investigar las rutas migratorias polinésicas de las islas Marquesas y de los indios de las costas de British Columbia. Conocé los prestigiosos premios y condecoraciones que recibió .

Fueron muy comentadas sus publicaciones en la revista National Geographic en 1941 y en ese mismo año, en la International Science. Durante la Segunda Guerra Mundial se alistó en la unidad paracaidista noruega de las fuerzas aliadas.

Realizó expediciones arqueológicas a las islas Galápagos (1954) y a la isla de Pascua, así como al Pacífico Este (1955-1956).

A finales de los setenta, inició un viaje de 9.980 kilómetros en una embarcación de cañas (Tigris) para probar la existencia de una posible ruta migratoria, que hace 5 mil años habrían usado los sumerios para viajar de Irak al océano Índico.

Vastos son sus premios y méritos, entre los que se encuentran: la Medalla Retzius de la Real Sociedad Sueca de Antropología y Geografía, 1950; la Medalla Mungo Park de la Real Soc. Escocesa de Geogr., 1951; la Medalla de oro Bonaparte-Wyse de la Soc. de Geogr. de París, 1951; la Medalla de oro Elish Kent Kane de la Soc. Geogr. de Filadelfia, 1952.

Es Miembro honorario de la Sociedad Geogr. de Noruega, 1953; de Perú, 1953; de Brasil, 1954. Fue elegido miembro de la Academia Noruega de las Ciencias, 1958; miembro de la Academia de las Ciencias de Nueva York, 1960; Doctor Honoris Causa por la Universidad de Oslo, 1961; Medalla de oro Vega de la Sociedad Sueca de Antropología y Geogr., 1962, entre alrededor de veinte medallas y doctorados Honoris Causa de Universidades de todo el orbe.

Las condecoraciones no se hicieron esperar: fue distinguido como Comandante de la Orden de San Olav, Noruega, 1951 ; Oficial de La orden por Méritos Distinguidos, Perú, 1953; Gran Oficial de la Orden Al Mérito de la República Italiana, 1968; Comandante de los Caballeros de Malta de América ,1970; Orden del Mérito, Egipto, 1971; Gran Oficial de la Orden Real de los Alauitas, Marruecos, 1971; Orden de Golden Ark, Holanda, 1980; Oficial de la Orden de El Sol del Perú,1975.

Su personalidad fue atrapante, su valor inigualable, y los incalculables pergaminos, hacen justicia a quien vivió de la mejor forma que supo: desafiando las leyes y probando sus teorías.