FIEBRE DEL ORO

Chavistas cavan minas del tamaño de un campo de fútbol

Parece que al Gobierno revolucionario bolivariano no le interesa que esta zona sea Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.
viernes, 01 de marzo de 2019 · 00:00

VENEZUELA, Caracas.- Mientras la hiperinflación y los cortes de energía, así como la escasez de alimentos y medicinas, están empujando a los ciudadanos a huir del país, el régimen chavista invade desesperadamente todos los rincones del Parque Nacional Canaima con un objetivo: oro, que vale más que el petróleo.

Sitio famoso para el turismo verde, ahora es hogar de múltiples minas ilegales, algunas del Gobierno y otras con autorización del mismo Gobierno. La orden es “extraer oro y más oro, lo más rápido posible”. Es decir, Nicolás Maduro necesita dinero, mucho dinero, para mantenerse en el poder.

Con máquinas pesadas, la mayoría de los que cavan y buscan oro se dirige al Parque Nacional Canaima, donde los indígenas de la comunidad Pemón, nativos de la región que contiene el famoso Salto Ángel de Venezuela, han dejado sus vidas ecológicas por culpa de los invasores. Y también han dejado muchas vidas en enfrentamientos sangrientos con la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Los chavistas están cavando minas del tamaño de un campo de fútbol, a pesar de que la minería en el vasto parque nacional es ilegal. O, mejor dicho, “era ilegal”.

El subsuelo y las vías fluviales han sido contaminados por las enormes cantidades de mercurio que se utilizan en los molinos para extraer oro del suelo. Los molinos están prohibidos, por ley del Gobierno, pero como es el mismo Gobierno el que explota la minería, siguen utilizando el proceso.

Este mercurio amenaza las mayores reservas de agua dulce de Venezuela, como la cuenca del Caroní. "Nuestra comunidad pierde regularmente vacas que beben agua contaminada", explica un indio pemón. Según un estudio de la Universidad Central de Venezuela (UCV), el 74% del agua usada en las escuelas de la zona, tiene niveles de mercurio superiores al promedio.