ESTADOS UNIDOS

Nueva ley demócrata protege a un grupo muy especial de inmigrantes

'El acto de los sueños y las promesas' intenta un camino hasta la ciudadanía para más de un millón de personas angustiadas.
martes, 12 de marzo de 2019 · 16:05

ESTADOS UNIDOS, Washington D.C.- Mientras que el presidente Donald Trump continúa su batalla con el Congreso para construir el muro en la frontera con México, los demócratas en la Cámara de Representantes presentaron una nueva ley para proteger a un grupo muy especial de inmigrantes. 

Con "El acto de los sueños y las promesas", los demócratas intentan darle un camino hasta la ciudadanía estadounidense, a más de un millón de inmigrantes en EEUU, que actualmente se encuentran angustiadas en un limbo jurídico. 

La ley, presentada por la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, y la representante Lucille Roybal-Allard, protegerá a los inmigrantes indocumentados, que llegaron a los Estados Unidos siendo niños, conocidos como los "Soñadores" (Dreamers) y a los inmigrantes cobijados por un estatus de protección temporal (TPS, siglas en inglés), para que no sean deportados. 

"No debe haber nada político o partidista en está ley", dijo Pelosi mientras presentaba la ley, rodeada de colegas de su partido e inmigrantes. "Proteger a los 'Soñadores' y a los beneficiarios del TPS y a los americanos, se trata de hacer honor y respetar la familia, que es el corazón de nuestra fe y de quienes somos como americanos", agregó. 

La ley permitirá que los "Soñadores" obtengan una residencia permanente condicional por 10 años, y se cancelen los procedimientos para deportarlos, si cumplen con los requisitos. Los beneficiarios del TPS también tendrían la oportunidad de ganarse el estatus de residencia permanente y que se cancele su deportación. 

Ahora falta que se logre el apoyo del gobierno y del Senado. Aunque este tipo de medidas tiene un respaldo bipartidista, hasta ahora no se ha logrado sacar adelante una ley de así, aunque se ha intentado por años. Y con el ambiente crispado que se vive actualmente en Washington, es poco probable que se consiga en esta ocasión. Pero no se puede perder la esperanza.