INVESTIGACIÓN

Víctima identificada 30 años después de que su asesino fue ejecutado en la silla eléctrica

Ted Bundy descuartizó a Debra Kent y tiró su cuerpo a la basura, pero la policía solamente encontró una rótula.
miércoles, 13 de marzo de 2019 · 21:08

ESTADOS UNIDOS, Miami.- Apenas 36 horas antes de que el famoso asesino en serie, violador y necrófilo (atracción sexual a los cadáveres) Ted Bundy fuera ejecutado en una silla eléctrica, reveló que también había asesinado a la estudiante Debra Kent, de 17 años. La adolescente desapareció en noviembre de 1974 después de dejar a sus padres en una obra de teatro de la escuela secundaria para recoger a su hermano en una pista de patinaje sobre hielo, en Salt Lake City, Utah.

Después de la confesión de Bundy en enero de 1989, la policía solamente pudo encontrar una rótula humana, o rótula, y el caso permaneció abierto. Treinta años después y en medio de un renovado interés en Bundy debido a una nueva serie de Netflix, han surgido pruebas de ADN que confirman que el hueso era de Debra.

Hace tres años, la policía de Bountiful, Utah, estaba revisando los casos de personas desaparecidas y descubrió que la familia de Debra tenía un hueso. La madre, Belva, dudaba en devolverle el hueso a la policía, pero creyendo que sería una buena oportunidad de saber realmente si era de su hija, lo entregó para una prueba de ADN. Con la confirmación, el hueso retornó a la familia, pero ahora con un certificado de defunción oficial.

Bundy tenía 42 años cuando marchó a la silla eléctrica en la prisión estatal de Florida, en el condado de Bradford, en enero de 1989. Admitió haber asesinado a más de 30 mujeres jóvenes en los años 70 en estados como Florida, Colorado, Utah y Oregón, aunque se sospecha que fueron más, posiblemente de 80 a 100.

Durante sus matanzas y ríos de sangre por medio país, decapitó a algunas de sus víctimas y guardó sus cabezas como recuerdos en su casa. El reino del terror de Bundy inspiró libros, películas y un extraño culto que continúa hasta hoy.