RETORNO A VENEZUELA

Juan Guaidó regresa a Caracas respaldado por una fuerte defensa internacional

El líder opositor venezolano cuenta con el apoyo de Estados Unidos, la Unión Europea y varios países regionales.
sábado, 02 de marzo de 2019 · 21:27

Luego de visitar varios países de Sudamérica, el líder del Parlamento venezolano y presidente interino, Juan Guaidó, se prepara para retornar a su país en medio de las amenazas del régimen de Nicolás Maduro de detenerlo.

Debido a esta situación, países como Estados Unidos, Europa y varios gobiernos regionales, exhortaron a Caracas a evitar cualquier acción que ponga en peligro la seguridad del dirigente opositor.

“Cualquier medida que pudiese poner en riesgo la libertad, la seguridad o la integridad personal de Juan Guaidó representaría una gran escalada de tensiones y merecería la firme condena de la comunidad internacional”, confirmó Federica Mogherini, la canciller de la Unión Europea.

La diplomática recordó que los miembros de la Asamblea Nacional “gozan de la inmunidad otorgada por la Constitución que debe ser plenamente respetada”. Así, subrayó que “deben poder ejercer su mandato parlamentario sin intimidación sobre ellos ni sobre los miembros de su familia” afirmó.

Estados Unidos fue más directo en su discurso, ya que dijo que habrá “serias consecuencias” si apresan a Guaidó. La secretaria de Estado adjunta, Kimberly Breier, advirtió que su gobierno no tolerará una eventual prisión del dirigente, con quien se reunió en Brasilia. “Sería terrible para el régimen si lo detiene; si lo hace tal vez sea el último error que cometa el régimen porque habría una pronta reacción de la comunidad internacional”, destacó.

Juan Guaidó también cuenta con el apoyo del gobierno brasileño, ya que el país vecino defendió que el presidente de la Asamblea Nacional venezolana pueda regresar a su país sin incidentes y sin violaciones a sus derechos tras su gira por Latinoamérica.

El Gobierno brasileño “manifiesta la expectativa de que su regreso a Venezuela ocurra sin incidentes”, sostuvo el ministerio de Relaciones Exteriores a través de un comunicado.

La cancillería brasileña agregó que igualmente espera que “los derechos y la seguridad del presidente Guaidó, de sus familiares y de sus asesores sean plenamente respetados por aquellos que aún controlan el aparato de represión del régimen”.

El líder opositor venezolano visitó este sábado Ecuador, para entrevistarse con el presidente Lenín Moreno, una de las últimas escalas de su gira por Latinoamérica. Guaidó salió de Venezuela el fin de semana pasado, con el fin de participar en la frontera colombiana del concierto a favor de los venezolanos y de la entrega de ayuda humanitaria a los sectores más carenciados.

Esa acción estuvo mal vista frente a los ojos del régimen de Maduro, ya que le habían prohibido salir del país a raíz de la causa que le inició por proclamarse presidente interino. Maduro ya advirtió que lo encarcelarían a Guaidó cuando pise suelo venezolano porque violó la orden de la Justicia.

Guaidó demoró su regreso y aprovechó la semana para realizar una gira por los países que le brindan apoyo. Con honores fue recibido por los presidentes de Colombia, Brasil, Paraguay, Argentina y Ecuador.

El líder opositor venezolano ya adelantó que “a más tardar” estará de vuelta el lunes en Caracas, “pese a las amenazas” de que puede ser encarcelado. Sostuvo que, si es detenido. “se producirá un levantamiento popular”. “Independientemente de que me detengan o no, ya hay unos planteamientos muy específicos, tanto de movilización, protestas, como de acciones con empleados públicos. Eso está bien delineado: hemos trazado una estrategia que consiste en que todo el pueblo venezolano salga a la calle”, sostuvo.

 “Reiteramos que habrá amnistía y garantías para todos aquellos que se pongan del lado de la Constitución. Quienes vayan en contra del pueblo tendrán que asumir las consecuencias de sus acciones ante la justicia”, manifestó Guaidó en su cuenta de Twitter.

Juan Guaidó “viene con más apoyo internacional, respaldado por Estados Unidos y su amenaza de actuar más fuertemente si lo tocan. Pero corre el riesgo de una detención o ataques a su integridad física”, comentó el politólogo Luis Salamanca.

Algo similar opina Félix Seijas, de la consultora Delphos: “El gobierno tendrá que evaluar los costos, y eso dependerá de qué tan creíble sea que Estados Unidos dé un paso más allá de la retórica”.