TENSIÓN

¿Por qué los militares están con Maduro, cueste lo que cueste?

En un tenso estancamiento, las fuerzas armadas serán jueces definitivos para salir (o no) de una crisis.
lunes, 04 de marzo de 2019 · 20:43

VENEZUELA, Caracas.- Hace pocos días, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, calificó al líder de la oposición, Juan Guaidó, como "un personaje vergonzoso" y afirmó con acento rotundo que las Fuerzas Armadas siguen apoyando a Maduro como el "presidente legítimo" de Venezuela y "nuestro comandante en jefe". El discurso de Padrino fue un golpe a la oposición, que apuesta cada día más a que los altos mandos rompan filas con Nicolás Maduro. 

Aunque Maduro es profundamente impopular después de haber llevado a Venezuela a la hiperinflación, la escasez de alimentos, la represión política y una crisis de refugiados, los analistas que rastrean a los militares venezolanos señalan numerosos factores que impiden que más oficiales se rebelen.

El principal factor: los altos mandos han sido protegidos del colapso económico de Venezuela porque reciben numerosos beneficios y han sido puestos a cargo de lucrativas operaciones gubernamentales, desde la compra de armas y la producción de acero hasta la distribución de alimentos y la vital industria petrolera.

Muchos oficiales se han enriquecido “con tratos turbios, como el tráfico de drogas, la minería ilegal de oro, las estafas de divisas y el contrabando”, dice Robert Evan Ellis, profesor de investigación de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos que estudia a militares latinoamericanos.

Ellis sostiene que el temor a ser arrestados o extraditados bajo un gobierno dirigido por Guaidó, ha persuadido a muchos oficiales a unirse alrededor de Maduro. Es más, agentes cubanos de contra-inteligencia trabajan en estrecha colaboración con altos funcionarios venezolanos para sofocar los golpes de estado antes de que puedan ser lanzados. "Los oficiales están completamente comprometidos y, con los cubanos observando, no hay suelo fértil para que un golpe de estado gane un impulso crítico", apunta Ellis.

Durante la Guerra Fría, el ejército venezolano fue un fuerte aliado de Estados Unidos y un importante cliente de armas y aviones, incluyendo aviones de combate F-16. Pero el ex presidente Hugo Chávez comenzó a renovar las fuerzas armadas tras el inicio de la revolución socialista en Venezuela en 1999, rompió con el Pentágono y trajo asesores militares cubanos. Basó los ascensos en la lealtad a la revolución y dio nuevos poderes a sus oficiales favoritos, tendencia que se ha acelerado bajo Maduro.

Aún así, cientos de soldados, que ganan el equivalente a 10 dólares al mes o menos, han desertado y decenas de oficiales han sido arrestados bajo cargos de conspiración.