RECLAMOS DE AÑOS

Trump dicta medidas que endurecen las sanciones contra Cuba

Luego de este anuncio, los ciudadanos cubano-americanos podrán reclamar propiedades que les quitó la revolución de Fidel Castro
martes, 05 de marzo de 2019 · 10:57

EEUU, Washington.- El gobierno de Donald Trump anunció que permitirá a sus ciudadanos de origen cubano demandar a partir del 19 de marzo a las empresas que ahora funcionan bajo la tutela de los militares de la isla y que fueron confiscadas tras el inicio de la Revolución de Fidel Castro.

La medida le permite a los ciudadanos de origen cubano reclamar en los tribunales de Estados Unidos las propiedades que les fueron arrebatadas con motivo de la revolución hace más de medio siglo. Las empresas e inversores de terceros países quedan exentos de pleitos, pero la Administración deja abierta la puerta a seguir apretando las tuercas a la dictadura castrista por la misma vía, en un momento de alta tensión en la región a raíz de la crisis venezolana.

Entre los principales inversionistas y potenciales afectados por la medida en Cuba se encontrarían el gigante británico de la industria del tabaco, Imperial Brands; las compañías hoteleras españolas Iberostar y Meliá, que tienen decenas de hoteles y el fabricante de bebidas francés Pernod-Ricard, que elabora el ron Havana Club con una destilería estatal cubana.

El secretario estadounidense de Estado, Mike Pompeo, explicó que mantendrá suspendido durante un mes más el título III de la ley Helms-Burton, lo que en la práctica impide reclamar ante cortes de EE.UU. propiedades que fueron confiscadas tras el ascenso al poder de Fidel Castro.

Sin embargo, Pompeo incluyó una excepción: a partir del 19 de marzo, los cubano-estadounidenses podrán denunciar a compañías incluidas en la conocida como “lista de restricciones a Cuba”.

La administración Trump permitirá que el Título III de la Ley Helms-Burton entre en vigencia de manera limitada, a fin de eximir a algunas empresas de posibles litigios, pero permitiría demandas contra empresas de naciones "hostiles" como Rusia y China, según funcionarios de los Estados Unidos, asesores del Congreso de ambas partes y otras personas informadas sobre las deliberaciones del gobierno de Trump.