ESTADOS UNIDOS

Las próximas guerras comerciales de Trump

Si alguien creyó que la paz llegaba con China, eso apenas fue un abrebocas de lo que está por venir.
jueves, 07 de marzo de 2019 · 12:52

ESTADOS UNIDOS, Washington D.C.- Todo indica que EE. UU. y China están a punto de llegar a un acuerdo que les permita detener una guerra comercial que ya ha impuesto tarifas por 360.000 millones de dólares a bienes de ambos países.

Si todo sigue como está planeado, en la próxima cumbre entre Xi Jinping y el presidente Donald Trump a final de mes, se firmará un trato que alcance la paz comercial, y alivie la tensión en los mercados del mundo. 

Pero eso parece que no logrará que Trump detenga la apuesta de cambiar el orden comercial mundial, que se propuso al iniciar su mandato. El presidente y su zar del comercio, Robert Lighthizer, tienen ahora la vista puesta en una serie de países con los que creen pueden obtener unos mejores términos comerciales para la industria de EE. UU. 

Japón, por lo visto, será uno de estos. Estados Unidos anunció está semana que iniciará una investigación de las exportaciones de titanio de ese país, en base a la seguridad nacional. En el fondo, el gobierno de Trump quiere que Japón acepté cuotas en sus exportaciones de automóviles y que baje las tarifas de las importaciones de carne y productos agrícolas de EE. UU. 

La Unión Europea también parece estar en la lista. Actualmente hay una especie de tregua acordada por Trump mientras se dedicaba a China, pero ahora que este esfuerzo llega a su fin, el gobierno de EE. UU. se ha fijado en los fabricantes de autos europeos, que son los más grandes exportadores de vehículos a los Estados Unidos. 

Las economías emergentes también se encuentran en la lista de Trump, con India y Turquía de primeros en la fila. Esta semana la Casa Blanca anunció que acabaría con un trato preferencial a esos dos países que lleva décadas funcionando, y cuya intención es promover el crecimiento en las economías más pobres. 

Si alguien creyó que la paz llegaba con China, eso apenas fue un abrebocas de lo que está por venir. Amárrense los cinturones.