VENEZUELA

Por este informe, Maduro deportó en un abrir y cerrar de ojos a un periodista estadounidense

El reportero enojó al régimen chavista al punto de ser detenido y expulsado con la ropa puesta y nada más.
jueves, 07 de marzo de 2019 · 20:06

ESTADOS UNIDOS, Miami.- El corresponsal independiente Cody Weddle, colaborador de varios medios internacionales, provocó la furia del chavismo al publicar algunos reportajes muy críticos al régimen, entre ellos uno en el diario inglés "The Daily Telegraph". A continuación, parte del informe.

La grieta del disparo resonó por las estrechas escaleras de hormigón mientras Johnny Godoy se desplomaba hasta la muerte. Dos días antes, el joven de 29 años corría por un barrio en Caracas con una amplia sonrisa, envuelto en una bandera venezolana. "Maduro, vete, ¡hijo de perra!", gritaba en el camino vacío fuera de su casa en un desafiante video subido a las redes sociales.

Entonces la temida unidad de policía de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) llegó y llamó a la puerta. "Las personas que lo mataron llevaban uniformes y tenían pasamontañas", afirma a "The Daily Telegraph" un miembro de la familia que no quiere ser identificado por miedo a represalias. Lo sacaron a empujones por las empinadas escaleras en medio de los gritos de su madre, cerraron la puerta de golpe y lo masacraron a tiros. Los vecinos lo escucharon rogando por su vida en los segundos antes de que el arma asesina fuera disparada.

Jhonny Godoy es uno de los 40 jóvenes que han perdido la vida en tales circunstancias. Más de 900 han sido encerrados indiscriminadamente en una represión que ha dejado un tenso silencio en las calles.

Los residentes de los barrios de la clase trabajadora son ahora vigilados por los agentes de la FAES que acechan en las sombras. "Todos tenemos hambre, pero al final nadie dirá nada, porque vemos lo que pasa", dice otro miembro de la familia de Godoy. En las calles, una camioneta de oficiales con gorras de béisbol marcadas como FAES y con máscaras de esquí, vigila y controla el vecindario.

Aislado cada vez más en su país y en el extranjero, Maduro ha confiado mucho en las FAES, creadas en 2017 para luchar contra la delincuencia y el terrorismo, y hoy para impedir que las comunidades de la clase trabajadora muestren un mayor apoyo a Guaidó. Los agentes incluso llegaron a la casa de Juan Guaido el 31 de enero buscando a su esposa.

El crimen de Godoy, asegura su familia, fue hablar en contra del régimen: "Esto sucedió por el video de protesta en las redes sociales. Están tomando medidas violentas y desesperadas en sitios como éste, donde el chavismo solía tener apoyo, pero ahora no lo tiene”. La familia agrega que el certificado de defunción solamente especifica que murió de una herida de bala y que nunca recibieron información sobre una investigación de su muerte.

"Estábamos protestando porque la gente está pasando hambre y porque estamos cansados de este gobierno", dice Eddison Peña. El joven de 22 años estaba con unos amigos en el estado costero de Vargas cuando la policía pasó por allí y comenzó a disparar indiscriminadamente. Uno perdió el ojo derecho. "Fueron enviados para callarnos”.

En el barrio de Catia, en Caracas, decenas de vecinos protestaban una noche cuando la FAES abrió fuego. Alixon Pisani, de 19 años, murió de un balazo. "Creo que todo el mundo aquí sabe que nadie puede apoyar a un gobierno que no está haciendo lo que tiene que hacer", comenta su tía, Nivea Troloro. "Pero, nos están matando".