CORRUPCIÓN

Escándalo: exjefe de campaña de Trump, condenado a prisión

En un duro revés para los republicanos, Paul Manafort fue condenado por un tribunal de Virginia.
viernes, 08 de marzo de 2019 · 00:54

El exjefe de campaña del presidente estadounidense Donald Trump, el republicano Paul Manafort, fue sentenciado este jueves por un tribunal de Virginia a 47 meses de prisión por cargos de fraude bancario y fiscal. La pena quedó muy por debajo de los 19 a 24 años de cárcel que solicitaba la fiscalía.

"El señor Manafort cometió delitos graves", declaró el juez T.S. Ellis, quien justificó su decisión señalando que las recomendaciones de la justicia federal eran excesivas y que podrían crear disparidades con respecto a otros casos similares.

A pesar de que se intentó frenar el proceso desde las filas del Partido Republicano, el caso Manafort surgió a raíz de la investigación llevada a cabo por el fiscal especial Robert Mueller, director del FBI entre 2001 y 2013, sobre una posible connivencia entre Moscú y el equipo de campaña de Trump en la carrera presidencial de 2016.

El exjefe de la Oficina Federal de Investigaciones descubrió pruebas de malversaciones financieras anteriores a 2016, entre ellas la omisión al fisco de más de 55 millones de dólares distribuidos en una treintena de cuentas en el extranjero. También se estableció que Manafort había engañado a los bancos sobre sus finanzas para obtener préstamos.

Además, Mueller demostró que Manafort había escondido su actividades de consultoría para el expresidente ucraniano Viktor Yanukóvich, apoyado por Moscú, lo que constituye una infracción de las legislaciones estadounidenses sobre grupos de presión.

El exasesor y consultor de Trump, próximo a cumplir los 70 años, todavía enfrenta otra sentencia la próxima semana de un caso que analiza un tribunal de Washington con una pena máxima de 10 años.

En una de las audiencias del caso, Manafort apareció en silla de ruedas vestido con el traje de prisionero, mientras que sus abogados explicaron que sufre de gota y que está acosado por los "remordimientos", por lo que pidieron clemencia en el proceso. Lejos de dejarse llevar por esa estrategia de la defensa, la oficina de Mueller enfatizó la gravedad de los delitos cometidos por el acusado y pidió una sentencia ejemplar.