FRANCIA

Incendio en Notre Dame: en los últimos días se habían profanado varias iglesias en Francia

Existen dos teorías de lo que pudo haber provocado el incendio de la Catedral.
lunes, 15 de abril de 2019 · 16:04

A partir del incendio ocurrido en la Catedral de Notre-Dame, en París (Francia), surgieron dos teorías sobre cómo pudo haber sido el inicio del fuego.

La primera, está relacionada con el trabajo de restauración, ya que la Catedral estaba siendo remodelada. La iglesia está rodeada de una estructura de metal por los trabajos de remodelación, esta situación hace que a los bomberos se les dificulte llegar al lugar donde se produjo el incendio. Por otro lado, el techo de la catedral es de madera, y el fuego ante ese material arde inmediatamente.

La segunda teoría es que podría haber sido intencional, aunque todavía no hay nada oficial al respecto. La voracidad del incendio hace sospechar a los parisinos, que están diciendo en los canales de noticias que ha habido incendios intencionales contra iglesias.

El medio digital ABC Internacional, realizó una nota al respecto, donde confirma que, en los últimos siete días, una docena de iglesias francesas han sido profanadas.

En Nimes, departamento del Gard, cerca de la frontera con España, la iglesia Notre-Dame des Enfants (Nuestra Señora de los Niños), ha sido profanada: unos desconocidos pintaron una cruz con excrementos humanos, saquearon el altar mayor y el sagrario y robaron las hostias, que fueron descubiertas más tarde entre montones de basura.

Por otro lado, la iglesia de Notre-Dame en Dijon, departamento Côte-d’Or, en el este del país, sufrió el saqueo del altar mayor y las hostias fueron extraídas, tiradas al suelo y pisoteadas.

En Lavaur, en el departamento meridional del Tarn, la iglesia del pueblo fue asaltada por unos jóvenes aparentemente borrachos. El brazo de una representación de Cristo crucificado fue doblado, para hacer creer que hacía un gesto obsceno.

En la periferia de París, en el departamento de Yvelines, varias iglesias han sufrido degradaciones de diversa importancia, en Maisons-Laffitte, en Houilles.

Sin tener un origen religioso o cultural particular, las profanaciones de la última semana tienen un carácter anticristiano evidente. En el caso de la profanación de las iglesias católicas, el vandalismo habla por sí solo: burlas atroces de la figura de Cristo en la cruz y profanación de altares mayores.

Desde la jerarquía religiosa, prefieren guardar silencio. La Conferencia episcopal y varias personalidades se han limitado a subrayar esa amenaza anticristiana, esperando que las autoridades hagan su trabajo. En ese marco, quizá tenga particular importancia el incendio de la iglesia de Saint-Sulpice, no lejos de la de Saint-Germain-des-Prés, dos emblemáticos monumentos nacionales.

La Policía está convencida del carácter criminal de esta acción, ya que, el domingo pasado, poco después de la misa, un sacerdote de la parroquia vio a un individuo que prendía fuego maderas en las inmediaciones, pero no dio importancia al incidente. La Policía busca al posible sospechoso.