HOY EN LA HISTORIA

“Baretta” se salva por un pelo de no ser condenado por el asesinato de su alocada esposa

16 de marzo de 2005: Después de un juicio de tres meses, un jurado absuelve a Robert Blake, estrella de la TV de los 70.
sábado, 16 de marzo de 2019 · 00:31

ESTADOS UNIDOS, Los Ángeles.- Robert Blake, nacido en 1933 en Nueva Jersey, debutó en el cine a la edad de seis años, en 1939, en la película “Bridal Suite” de MGM. En 1967, retrató memorablemente a Perry Smith, uno de dos asesinos de la vida real en “A sangre fría” de Truman Capote, cuando el libro fue adaptado para la gran pantalla. Pero como actor, Blake siempre será conocido como el simpático policía Tony Baretta en la serie “Baretta”, desde 1975 a 1978.

Durante su juicio penal por asesinato, el equipo de defensa retrató a Blake como una figura bastante patética y argumentó que Bonny Lee Bakley (1956-2001) tenía un patrón de enviar cartas y fotos desnudas de sí misma a hombres famosos, especialmente ancianos, y que había atrapado a Blake para que se casara con ella al quedar embarazada.

La hija de la pareja, Rose Lenore, nació el 2 de junio de 2000, y aunque Bakley inicialmente afirmó que era de Christian Brando, hijo de Marlon Brando, una prueba de paternidad demostró que la bebé era realmente de Blake.

Blake y Bakley se casaron, pero la infeliz unión duró hasta el cuatro de mayo de 2001, cuando la mujer fue asesinada de un disparo en la cabeza mientras estaba sentada en un auto frente a un restaurante de Los Ángeles, esperando a Blake.

Blake fue arrestado y le dijo a la policía que había regresado al restaurante a buscar un arma que había olvidado en la mesa, y que fue en ese momento que el asesinato ocurrió. En un interrogatorio posterior, comensales y empleados no recordaron que hubiera regresado al restaurante.

La fiscalía presentó dos testigos que afirmaban que el actor los había reclutado para matar a su esposa, pero, los abogaos defensores descubrieron que eran consumidores de cocaína y metanfetamina. En su absolución, el jurado concluyó que la fiscalía no había puesto el arma asesina en las manos de Blake. Es decir, nunca demostró su culpabilidad.

En noviembre de 2005, ocho meses después de que finalizara el juicio penal, Blake fue declarado culpable en un juicio civil por "intencionadamente" causar la muerte de su esposa y se le ordenó pagar 30 millones de dólares a los hijos de Bonny. Aunque no testificó en el juicio penal, Blake subió al estrado durante su juicio civil para negar las acusaciones.