Justicia

Mañana se reanuda el juicio de cuatro expolicías acusados de encubrir prostíbulos

En los lugares investigados se explotaba sexualmente a mujeres en situación de vulnerabilidad.
martes, 05 de marzo de 2019 · 16:42

El juicio oral y público en el que están siendo juzgados cuatro expolicías federales por presuntamente encubrir a tres prostíbulos del barrio porteño de Flores se reanudará mañana en el Tribunal Oral en lo Criminal N°20.

El debate comenzó el pasado viernes, y fueron llevados al banquillo de los acusados al comisario, dos subcomisarios y el subinspector de la comisaría 38°, por brindar supuestamente protección y cobertura legal para el funcionamiento de los prostíbulos "Doly’s", "Fama" y "Envidia".

Tras la instrucción de la causa, se pudo determinar que en los lugares investigados se explotaba sexualmente a mujeres en situación de vulnerabilidad.

De acuerdo a la acusación, y según publicó el portal Fiscales.gob.ar, los imputados llevaron adelante una "miríada de ilegalidades", tales como la falsificación de actas reflejadas en supuestas tareas de inteligencia o inspecciones policiales a los locales, que no fueron tales, y declaraciones inventadas en el marco del control e investigaciones que debían realizar sobre los prostíbulos de su jurisdicción.

Los cuatro expolicías llegaron al juicio acusados por los delitos de "incumplimiento de los deberes de funcionario público, encubrimiento y falsificación de documentos públicos".

Durante la primera audiencia, realizada el pasado viernes, los cuatro imputados se negaron a declarar.

La instrucción de la causa estuvo a cargo de los fiscales Fernando Fiszer, de la Fiscalía Nacional de Instrucción N°8, y de Marcelo Colombo, cotitular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), mientras que en el juicio interviene el fiscal general Carlos Gamallo.

La investigación se inició en abril de 2010, cuando la Protex, formuló una denuncia mediante la cual se puso en conocimiento de un mail recibido que indicaba que el comisario de la Seccional 38° de la Policía Federal y un sargento de esa misma dependencia estarían involucrados en ciertas conductas ilícitas, tales como declarar servicios adicionales que no realizaban y por los que además cobraban.

Además, los funcionarios recibían dinero por brindar servicios de "seguridad" en una serie de locales de la zona entre los que se encontraban heladerías, una escribanía y supermercados "chinos". Esta fue la causa por la que se inició una investigación preliminar y a su vez se ordenaron distintas medidas. La causa se vio alimentada por otra investigación preliminar que llevaba adelante la UFASE en la que se investigaba el funcionamiento de distintas "casas de tolerancia" en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires, en las que existiría administración de la prostitución por parte de terceros.

A medida que avanzó la investigación, se pudo constatar que en los tres locales nocturnos mencionados se "ofrecían servicios sexuales", y que, según se pudo probar en la causa, los dueños de esos lugares "mantenían fluidas comunicaciones con los subcomisarios de la Comisaría 38°". En el requerimiento de elevación a juicio, los representantes del Ministerio Público Fiscal consideraron que los imputados realizaron una "cobertura ilegal sincronizada a partir de un ilegítimo convenio inicial con un único objeto, el funcionamiento sin restricciones de prostíbulos, y que estaba estructurada mediante un doble soporte de protección".

La instrucción de la causa estuvo a cargo de los fiscales Fernando Fiszer, de la Fiscalía Nacional de Instrucción N°8, y de Marcelo Colombo, cotitular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), mientras que en el juicio interviene el fiscal general Carlos Gamallo.