ARGENTINA

Macri marcó las diferencias entre su Gobierno y el kirchnerismo

El Presidente analizó los primeros 100 de su gestión y criticó a Cristina Kirchner
domingo, 20 de marzo de 2016 · 14:34
BUENOS AIRES (Agencias) - El presidente Mauricio Macri se refirió a sus primeros 100 días al frente del Ejecutivo nacional y marcó las diferencias entre su Gobierno y el kirchnerismo, al destacar que a su gestión la caracteriza el "diálogo desde los que gobiernan" y la "cercanía" con la población, mientras que el kirchnerismo dejó una "destrucción del Estado", pero ya "es parte del pasado" porque representa la política "del siglo XX".
 
"Siento que hay un primer paso hacia la felicidad y es que bajó la tensión. No estamos al borde de que alguien sea electrocutado, ni un presidente te invade todos los días por cadena nacional, hay diálogo desde los que gobiernan, hay cercanía", analizó Macri, respecto a sus primeros 100 días en el Gobierno, en comparación los 12 años de kirchnerismo, en declaraciones a tres matutinos porteños.

El presidente apuntó que "no es fácil cambiar una tendencia y producir un cambio cultural" cuando hay que "desandar la destrucción del Estado" que dejó el kirchnerismo al señalar que hoy "es la nada misma: no hay información, no hay procesos, no hay sistemas".

"Quiero decirles una cosa: en la elección pasada lo visible fue populismo versus institucionalidad, pero lo subyacente y tal vez más importante fue siglo XX vs. siglo XXI. Ganó una visión de argentinos queriendo ser parte del siglo XXI", enfatizó.
 
Respecto a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, afirmó que "absolutamente" representa la forma de hacer política del siglo XX: "No tengo dudas de que es parte del pasado", remarcó, y rechazó que pueda volver al escenario político ya que "estamos en un camino de evolución, de nuevos liderazgos" que llevan a "una renovación".
 
"Todos decían que el peronismo no nos iba a dejar gobernar", recordó, pero advirtió que "si al Presidente le va mal, no hay gobernador o intendente que pueda llevar el día a día adelante".

"Al principio, tal vez espasmódicamente, teníamos el impulso de querer ir más rápido y salteamos la necesidad del diálogo y del convencimiento general. Frente a tanto daño y enojo, con desconfianzas, hay que tener paciencia ilimitada de convencer, dialogar, hablar", admitió Macri, mostrandose autocrítico respecto a su gestión.
 
Sobre 'la herencia' del kirchnerismo, el líder del PRO denunció que "el Estado gastó más de lo que podía y pasamos de las consignas de 2003 a 2007 desvalorizando los superávits, especialmente el fiscal, al descontrol fiscal de los últimos años".

"Obviamente, esa fiesta no puede continuar...vamos a ser lo más graduales posibles para cuidar a los argentinos", prometió, y afirmó que "la herencia ha sido muy pesada, peor de lo que imaginaba", y agradeció la "paciencia" de la sociedad.