Jubilados

¿Cuáles son las principales críticas a la reforma jubilatoria?

El Defensor del Pueblo de la Tercera Edad, Eugenio Semino, dialogó con El Intransigente y cuestionó los ejes troncales del proyecto de reforma previsional, impulsado por el Gobierno de Mauricio Macri
miércoles, 13 de diciembre de 2017 · 11:29

BUENOS AIRES (Redacción) - El Defensor del Pueblo de la Tercera Edad, Eugenio Semino, criticó hoy que la reforma jubilatoria tiene “puntos incorrectos desde el punto de vista técnico, pero también jurídico”, luego de que la medida obtuviera ayer dictamen de comisión en Diputados.

“Todos los puntos de la reforma son incorrectos, tanto desde el punto de vista técnico, como jurídico. Es globalmente negativa porque, básicamente, evita algo necesario y es que los jubilados salgan de la situación de miseria”, enfatizó en diálogo con El Intransigente.

En este sentido, aseguró que lo que “deberíamos estar discutiendo es la situación de nuestros jubilados que hoy tienen una mínima bajísima, y que no llega a cubrir ni un 40 por ciento sus necesidades básicas”.  “Para resolver este problema no hay que sacarle plata al sistema sino todo contrario, acá hay que debatir cómo financiar al sistema para conseguir una mejora”, agregó Semino.

A continuación, las principales críticas a la reforma previsional que impulsa el Gobierno nacional y que ya tiene media sanción en el Senado.

• Movilidad jubilatoria: El ombudsman de la tercera edad se refirió al cálculo de movilidad jubilatoria y advirtió que en el proyecto se hace “una aplicación que en el empalme le hace perder tres meses de reajuste a los jubilados para marzo, que ya estaban consolidados en la ley vigente.

“Ajustándolo a la inflación hay una merma muy grande para el ingreso del jubilado.  Sabemos que la movilidad actual no generó los resultados esperados porque no hubo recomposición del haber, pero tampoco se perdía contra la inflación”, analizó.

• Jubilación opcional. Con respecto a este punto, Semino aseguró que “no hay voluntariedad libre de elección cuando la tasa de sustitución, es decir la diferencia entre lo que gana la persona como trabajador activo y un jubilado, es de 50 por ciento”. “Nadie va a optar por seguir trabajando por voluntad, sino porque necesitan seguir comiendo”, agregó. 

• 82 por ciento móvil:  Por último, el  abogado y gerontólogo también criticó este punto del proyecto, al calificarlo como “trucho e irrespetuoso”. “No hay relación entre lo que cobra un jubilado y el salario mínimo vital y móvil.  El haber de un jubilado debería ser el nivel de su canasta, que es distinta al de un trabajador común, pero nunca debe ser menor que ésta”, finalizó.


 

Cargando más noticias
Cargar mas noticias