Grave

"La Reforma Laboral genera un perjuicio a la salud de todos los argentinos"

Así lo afirma un extenso estudio elaborado por la Fundación Soberanía Sanitaria, en el que se ponen de manifiesto los riesgos que corre la población a partir de la creación de la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud, prevista en la mencionada Reforma
jueves, 21 de diciembre de 2017 · 10:38

BUENOS AIRES (Redacción) – “El proyecto de Reforma (Laboral) presentado por el (Poder) Ejecutivo no solo afecta las condiciones para los trabajadores beneficiando a los empleadores con la reducción de impuestos y la disminución del control por parte del Estado, sino que también genera un perjuicio a la salud de todos los argentinos mediante la creación de la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías de Salud, organismo imprescindible para implementar la Cobertura Universal de Salud (CUS) que generará barreras en el acceso al sistema”, asegura un extenso informe elaborado y difundido ayer por la Fundación Soberanía Sanitaria (FSS).

Además, en el estudio, que consta de unas siete carillas, la FSS explica que “la evaluación de tecnologías sanitarias apunta a determinar la efectividad, la seguridad y el costo de una tecnología determinada, pero además considera sus efectos, tanto directos como indirectos, deseados o no. En este sentido, es muy importante contar con organismos de evaluación y las experiencias desarrolladas en numerosos países abonan a lo acertado de este tipo de medidas. Sin embargo, la AGNET creada a instancias del proyecto de Ley de Reforma Laboral y tal como viene siendo planteada por el Ejecutivo Nacional para implementar la Cobertura Universal de Salud, generará barreras de acceso aumentando significativamente el gasto de bolsillo en salud para aquellas personas con capacidad de pago vulnerará el derecho a la salud de grandes sectores de la población”.

Incluso, dice el estudio que “la AGNET limita la posibilidad del Congreso Nacional de incluir nuevas prestaciones al PMO por Ley” e “interviene luego de la ANMAT, que podrá autorizar la venta de productos que posteriormente pueden no estar en el PMO y por ende será el paciente quien deba pagarlo de su bolsillo”.

Y aclara: la AGNET “estará administrada por grupos con claros conflictos de interés con los fines de la agencia, y se propone como una herramienta para limitar la posibilidad de realizar demandas judiciales a los prestadores y no como una forma adecuada de intervención del Estado para la regulación de los precios. Resulta imprescindible garantizar la transparencia y calidad técnico-profesional de esta agencia para evitar que sea cooptada por intereses corporativos que desvirtúen sus objetivos y conlleven que responda a fines económicos más que a sanitarios”.

En una tabla dedicada al “impacto sanitario de la Agencia de Evaluación de Tecnologías de Salud”, el informe destaca entre las implicancias de esta agencia que “limita la posibilidad del Congreso Nacional de incluir nuevas prestaciones por Ley sin la previa aprobación de la agencia”; la “ANMAT autorizará la venta de productos que después pueden no estar en el PMO y por ende será el paciente quien deba pagarlo de su bolsillo”; además “recorta la posibilidad de acceder a practicas que las obras sociales y prepagas se niegan a cubrir, mediante la vía judicial”; a su vez “se corre el riesgo de que intereses económicos desfinanciadores del sistema, como obras sociales y prepagas, o productores de tecnologías influyan en las decisiones de la Agencia y no se cumpla con las condiciones necesarias para garantizar la imparcialidad y el carácter técnico”.

Asimismo, “genera un techo de prestaciones a cubrir por el sub sector público que hoy no existe, propiciando condiciones de desigualdad, ya que para un sector de la población solo habría un conjunto de prestaciones y para otros esa oferta se podría ampliar en función de su capacidad de pago”; por último, “el Estado no tiene injerencia en la regulación y reducción de los precios de las tecnologías generando barreras económicas de acceso”.