Causa AMIA

La caída en desgracia de Zannini, el hombre más cercano a Cristina desde la muerte de Kirchner

De armar las listas del FpV en todas las provincias, Zannini pasó al remanso del sur. Ahora enfrenta a la Justicia. Perfil de una carrera signada por el ascenso
La caída en desgracia de Zannini, el hombre más cercano a Cristina desde la muerte de Kirchner
Otros tiempos. El "Chino" representa una parábola de la caída del kirchnerismo.
jueves, 07 de diciembre de 2017 · 09:45

BUENOS AIRES (Redacción) – Todo cambió para Carlos Zannini, el hombre que supo ser el principal consejero de Cristina desde la muerte de Néstor Kirchner. De las altas cumbres del poder en la Casa Rosada pasó a una frustrada incursión electoral en la boleta con Daniel Scioli y, posteriormente, a la detención de hoy. Una parábola de la caída del kirchnerismo.

Zannini integró la administración K desde el primer día y siempre fue un hombre de estrecha llegada al matrimonio presidencial, a punto tal que durante los 12 años del gobierno anterior fue conocido como el "hombre de la lapicera" por su ascendencia en la conformación de las listas. Se metía hasta en las nóminas seccionales de las provincias.

Desde la Secretaría Legal y Técnica coordinó en lo formal la elaboración de los proyectos que el Poder Ejecutivo envió al Congreso, mientras asesoró a la ex presidenta en el rumbo ideológico del Gobierno y la elección de los candidatos en todos los distritos del país.

Cultor del perfil bajo, su vínculo con Cristina se profundizó a partir de la muerte de Néstor Kirchner, en 2010, tras lo cual se hicieron frecuentes los almuerzos y cenas en el primer piso de la Casa Rosada. Era un grupo selecto completado apenas por Máximo Kirchner.

Nacido en Córdoba el 27 de agosto de 1954 y conocido como "El Chino", Zannini comenzó a militar en la década del 70, en el contexto de la "primavera camporista" y la posterior llegada de Juan Domingo Perón a su tercera presidencia. Pero no integró las filas del peronismo revolucionario, hegemonizado por la Juventud Peronista, sino que se unió a la Vanguardia Comunista, una extracción de izquierda radicalizada vinculada al maoísmo.

Luego del golpe de Estado de 1976, Zannini fue detenido y permaneció privado de su libertad durante 4 años en una penitenciaría de La Plata. En 1981, tras su liberación, regresó a Córdoba para recibirse de abogado. De aquellos años nace su relación con Gerardo Ferreyra, el dueño de Electroingeniería, una de las empresas de mayor crecimiento la última década kirchnerista.

Ya en democracia, Zannini se mudó a Río Gallegos y en 1984 conoció a Néstor Kirchner en la unidad básica "Los Muchachos Peronistas". Durante la década del 80, fue secretario de gobierno municipal en Río Gallegos y luego ministro de Gobierno de Santa Cruz, siempre bajo el ala de Kirchner, quien lo encumbró a medida que avanzaba en su carrera política.

Tras desempeñarse como jefe del bloque de diputados provinciales en los 90, fue nombrado a finales de esa década por el entonces gobernador Kirchner como presidente del Superior Tribunal de Justicia de Santa Cruz.

Según dispuso hoy el juez Bonadio, Zannini volverá al rigor de la detención, ahora en democracia y bajo el orden constitucional. Está acusado de presunto encubrimiento del atentado a la AMIA a través de la firma del Memorándum con Irán, una de las medidas más controvertidas del segundo gobierno de Cristina.

Cargando más noticias
Cargar mas noticias