Rechazo de organizaciones ambientales

Avanza en Diputados la ley que pone en riesgo la “soberanía alimentaria”

Mañana se aprobará el dictamen de la nueva ley de semillas que permitirá a las empresas de capitales extranjeros cobrar regalías por el “derecho de uso propio” a los agricultores.
Por 
lunes, 12 de noviembre de 2018 · 18:42

El Gobierno está a punto de dar el primer paso para permitir que las empresas que controlan el mercado de las semillas puedan cobrar regalías a los agricultores. Lo hará a través de una nueva ley que implica, según denuncian organizaciones ambientales, un avance sobre “el derecho de uso propio”, que está protegido por tratados internacionales.

La comisión de agricultura aprobará mañana el dictamen para llevar el proyecto de la nueva ley de semillas al recinto antes de que termine el año parlamentario. La organización multisectorial que se opone a lo que denominan “Ley Bayer-Monsanto” sostiene que se pondrá en riesgo la soberanía alimentaria.

“El país donde todo se puede patentar es Estados Unidos. Y los países que firmaron tratados de libre comercio con Estados Unidos, casualmente, aprobaron leyes similares para recortar el derecho de uso propio y que se le cobren regalías a los agricultores”, explicó a El Intransigente Tamara Perelmuter, becaria del Conicet. 

“Van a transformar un derecho de todos en una excepción para algunos”, indicó. El nuevo esquema plantea que quienes venden las semillas (cualquiera de ellas) cobrarán a todos los que quieran sembrarlas, cada vez que quieran hacerlo. Y la discusión que traba la ley es a quiénes se exceptuará de pagar. “Dicen que a los pequeños productores, pero ahí la clave está en quién define esa lista”, se pregunta Tamara. 

En un comunicado, la multisectorial anunció que hará mañana una conferencia de prensa en la puerta del Congreso para hacer público el reclamo. Consideran que una ley con estas características privatizará la cadena de alimentación en la Argentina. 

“Este no es primer intento de modificar la ley argentina en el sentido que plantean las empresas y es parte de una ofensiva mundial para poner bajo control corporativo las semillas, que están en la base de todas las cadenas agroalimentarias”, se puede leer en el comunicado.

Y añade: “El contenido del texto que buscan aprobar jamás estuvo en debate público ni fue puesto a consideración en las audiencias que se realizaron en el último tiempo en la comisión; es fruto de la negociación a puertas cerradas de un puñado de corporaciones del agronegocio excluyendo a la enorme mayoría de los actores involucrados y a ciudadanos y ciudadanas en general”.

Más de