Repercusiones del fallo López

Con la firma de Macri, se aprobó el traslado de Eduardo Farah al fuero Penal Económico

La decisión presidencial fue publicada hoy en el Boletín Oficial. ¿Adónde va el juez? Crónica de una decisión controvertida.
jueves, 10 de mayo de 2018 · 08:46

Con la publicación de su traslado en el Boletín Oficial, el juez Eduardo Farah ya es miembro del Tribunal Oral en lo Penal Económico Nº 1 de la Capital Federal. Con su paso desde la Sala II de la Cámara Federal de Apelaciones y la renuncia de su par Jorge Ballestero, conocida ayer, los dos magistrados que participaron de la decisión que benefició a Cristóbal López ya no están en la instancia que integraban y que es clave para las causas de corrupción. Farah y Ballestero votaron en marzo pasado por la excarcelación y cambio de carátula del zar del juego kirchnerista, lo que despertó una fuerte polémica. Se les abrieron dos expedientes en el Consejo de la Magistratura, el Ejecutivo hizo público su molestia con la decisión, y hasta sus propios compañeros de tribunales hicieron saber su malestar. Hasta el propio Mauricio Macri sostuvo que el fallo los “indignaba”.  

El 18 de abril, en medio de la embestida, Farah sorprendió con el pedido de su traslado al fuero Penal Económico, aunque dejando abierta la posibilidad de ir luego a la Cámara Federal de San Martín, donde en breve se abriría otra vacante. El traslado fue tratado apenas una semana después y aprobado por la mayoría oficialista en el Consejo de la Magistratura. Fue en medio de la resistencia del bloque de la oposición, que aseguraba que el juez habría tomado su decisión en medio de las fuertes presiones del Ejecutivo que se sucedieron tras el fallo que también benefició al socio de López, Fabián De Sousa. Esa decisión, que puso fin a los casi tres meses de encierro que llevaban los empresarios kirchneristas, fue revertida hace pocas semanas por la Cámara de Casación. 

Una semana después del pedido de Farah, Ballestero pidió una licencia de 20 días por motivos de salud. Era el prólogo de una renuncia que se concretó ayer. Al dar un paso al costado, el camarista puso fin a su carrera de casi cuatro décadas en el Poder Judicial y cumplió con el deseo del macrismo, que lo quería fuera de tribunales antes de la feria de invierno. 

Con las salidas de ambos magistrados, más la vacante que se generó en febrero tras la jubilación del camarista Horacio Cattani, el Ejecutivo tiene la posibilidad de cubrir tres vacantes en la Cámara. Se trata de una instancia clave, en especial para las causas de corrupción que involucran tanto a funcionarios en ejercicio como a los de gobiernos anteriores. El Consejo ya llamó a concurso para cubrir los cargos. El proceso puede llevar tiempo, pero se presenta como un az en la manga para Cambiemos. Por ahora el oficialismo tiene un candidato a suceder provisoriamente a Farah, Pablo Bertuzzi. Miembro del Tribunal Oral Federal 4, Bertuzzi no gozaría de la aceptación de Martín Irúrzun, presidente de la Sala II de la Cámara de Apelaciones, quien preferiría un juez de dedicación exclusiva. 

La decisión en el caso Oil Combustibles, el principio del fin

Farah y Ballestero quedaron en el epicentro de la polémica tras la decisión que benefició a López y De Sousa, en el expediente iniciado por la deuda de Oil Combustibles, de 8 mil millones de pesos. Ambos empresarios estaban detenidos desde diciembre, por orden del juez Julián Ercolini, y fueron liberados por los camaristas, que quedaron en mayoría, dejando en minoría a Leopoldo Bruglia. Junto a la liberación, generó molestia el cambio de carátula que pasó a ser de “evasión”, un delito menor que el que tenían.

Tras el fallo, en el Consejo se presentó una denuncia de la legisladora Elisa Carrió contra ambos camaristas. Sobre Farah pidió que se investiguen sus presuntos vínculos con un abogado cercano a López, mientras que a Ballestero lo hizo por su crecimiento patrimonial. 

Apenas unas horas después de esa denuncia, que luego fue ampliada, se sumó el pedido de la Corte para que se determine cómo se dio la participación de Farah en el fallo de López. El magistrado era miembro de la Sala II y el caso de Oil Combustibles estaba radicado en la I. Ballestero presentó un descargo, que luego amplió con dos escritos más, donde dejó en claro cómo se convocó a Farah.

En el Consejo siempre se explicó que las situaciones de los magistrados eran distintas en el Consejo. En el caso de Ballestero buscaban su remoción. Ex compañero del destiuido Eduardo Freiler, por casi una década, Ballestero era para el macrismo uno de los jueces más afines al kirchnerismo. También uno de los que había confirmado el procesamiento del propio Macri, en el caso de escuchas ilegales, cuando era Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. 
 

Cargando más noticias
Cargar mas noticias