OTRO MISTERIO

Obra social pública: el agujero negro de la gestión Corpacci

Órdenes truchas, salvataje millonario con regalías mineras, negocios familiares, alquileres, servicio de vigilancia, becas, etc.
miércoles, 09 de enero de 2019 · 21:57

La Obra Social de Empleados Públicos (OSEP) de Catamarca está quebrada y va camino a la privatización. La mayor obra social de la provincia, administrada por el Gobierno, da pérdidas como si todos los afiliados se pudieran enfermar al mismo tiempo. El caso es que cada vez se descuenta más dinero a los empleados, pero se prestan menos servicios: por cada caso se debe recurrir a la Justicia para que intime u obligue a la OSEP a cubrir tratamientos y operaciones. Órdenes truchas, salvataje millonario con regalías mineras, negocios familiares, alquileres, becas, etc. OSEP, el agujero negro de la gestión Corpacci.  

No dan los números en la OSEP, pero el cuestionado director de la institución, Julio Cabur, no acusa recibo. El tema del plus médico se les fue de las manos e, incluso, inventaron un aporte solidario que les hacen a todos los empleados públicos; pero los afiliados y familiares siguen sin servicio. Por estos días Javier Bellido, un policía de 38 años con cáncer de mandíbula, no puede conseguir la autorización para su respectiva cirugía en Buenos Aires. Silvia Ramírez, esposa de Bellido, trató de “mentiroso” a Cabur y lo responsabilizó de todo lo que le pueda suceder al joven efectivo que estaba internado en el Instituto de Oncología “Ángel H. Roffo”. En otro caso, la Corte de Justicia falló contra OSEP y la obligó a cubrir un implante auditivo. La obra social había negado la cobertura argumentando avanzada edad del paciente y otras patologías. Los ejemplos son innumerables. ¿Desidia, cuentas en rojo, mala gestión o es que todo está hecho adrede para que la obra social termine privatizada?

El último presupuesto aprobado dejó muchas dudas, pero los legisladores lo aprobaron igual: becas $890.950, publicaciones $353.810, servicio de vigilancia $19.526.725, viandas $2.583.270, alquiler de maquinaria $13.218.155, informática y computación $24.893.980, auditoría $21.384.460, jurídica y multas $1.346.220. Se multiplicó varias veces la cantidad de empleados y se puso a dirigentes políticos bajo categoría de “jefes” sin siquiera tener personal a cargo, entre otras curiosidades que en otra oportunidad abordaremos.

La Fiscalía de Estado (Carlos Bertorello) y el Tribunal de Cuentas (Díaz Martínez, contador de Manzur) son parte del problema. La oposición política (FCyS-Cambiemos) no sale de su “zona de confort”. La Justicia, “bien, gracias”. Todavía no se sabe quiénes trucharon las órdenes ni cuál fue el desfalco de la obra social por esa maniobra. Le agregamos que la OSEP está en déficit y pierde 400 millones cada año. La pregunta es: si no se vuelca en servicios para los afiliados, ¿dónde está la plata?

Por Juan Carlos Andrada.

Especial para El Intransigente (la verdad debe contarse entera… siempre).

6%
Satisfacción
6%
Esperanza
83%
Bronca
0%
Tristeza
3%
Incertidumbre
0%
Indiferencia