Inmigrantes en Argentina

Anuncian un nuevo régimen de residencia: "Buscamos impedir que ingresen extranjeros con delitos"

“Nuestro deber es proteger a todos los argentinos', sostuvo Frigerio en una conferencia de prensa.
jueves, 28 de febrero de 2019 · 15:48

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, anunció esta tarde la aplicación de un régimen de reciprocidad para otorgar la residencia a ciudadanos extranjeros que incluirá el requisito de demostrar diez años sin antecedentes penales.
   
"Lo que estamos planteando tiene que ver con el pedido de radicación, que no tiene que ver necesariamente con cualquier ingreso al país. Cuando pida radicación se le va a pedir lo mismo que se le pide a la Argentina: diez años sin antecedentes delictivos", expresó el funcionario nacional en una conferencia de prensa en la Casa de Gobierno.
   
De este modo, al tomar la palabra en rueda de prensa, Frigerio expresó: “Nuestro deber es proteger a los inmigrantes como así también a todos los argentinos con políticas que los cuiden, que se sientan seguros y tranquilos”. 

“Buscamos impedir la entrada de personas involucradas en delitos y por eso hemos reforzado todos los controles migratorios, terrestres y marítimos. También incorporamos la base de datos de la Interpol”, explicó el ministro del Gabinete de Mauricio Macri.

Por su parte, el director nacional de Migraciones, Horacio García, sostuvo que "esto va a empezar a acontecer con las personas que quieran radicarse a partir de ahora" y que va a entrar en vigencia "a partir de su publicación (en el Boletín Oficial), seguramente el miércoles".

La medida responde a los hechos de inseguridad en los que estuvieron involucrados extranjeros y también a los que el Ejecutivo llama un “descontrol migratorio”, como lo definió el canciller Jorge Faurie hace poco más de un mes tras una reunión de Gabinete.

El plan forma parte de un proyecto para endurecer la Ley de Migraciones, que incluye la creación de un Fuero Migratorio y una unidad de búsqueda de delincuentes extranjeros. Todas estas medidas cobraron fuerza a partir de los casos de motochorros extranjeros que tenían prohibición de entrada al país y pedidos de deportación.