TENSO MOMENTO

"¡Que Dios lo bendiga!"

El diputado nacional y candidato a presidente Alfredo Olmedo fue increpado en un aeropuerto.
jueves, 28 de febrero de 2019 · 23:25

El diputado nacional y candidato a presidente Alfredo Olmedo padeció un tenso momento cuando un hombre lo increpó y grabó mientras se encontraba esperando en el sector de embarque de un aeropuerto. "Nosotros mantenemos a gente como usted, tiene trabajo esclavo en sus campos, usted no tiene derecho a decir eso de la gente que trabaja, le pagamos los impuestos nosotros a ustedes", le espetó, mientras el que legislador, tras negar las acusaciones, solo atinó a responderle: "¡Que Dios lo bendiga!". (Mirá el video al final de la nota)

El legislador de Salta tuvo que vivir un tenso momento mientras esperaba en el sector de embarque en un aeropuerto cuando un hombre lo increpó y lo acusó de haber deforestado la provincia y tener trabajo esclavo en sus campos, al tiempo que además apuntó contra su padre. "Nosotros mantenemos a gente como usted, tiene trabajo esclavo en sus campos, usted no tiene derecho a decir eso de la gente que trabaja", se escucha en el video que se viralizó en las redes sociales.

"Le pagamos los impuestos nosotros a ustedes, usted esta viajando acá con nuestra plata", continuó el hombre al reclamarle a Olmedo, quien negó su acusación y resaltó que su pasaje lo pagó con su propio dinero. Es que el legislador salteño además es empresario y entre sus antecedes se encuentra, no solo la explotación de campos, sino que, además, fue hasta dueño de una concesionaria de autos en su tierra natal.

"Su dinero lo ha logrado deforestando la provincia de Salta y teniendo trabajo esclavo, usted a sido denunciado, esta sobreseído por gente como (el fiscal Carlos) Stornelli, o (el juez federal Claudio) Bonadío, es una vergüenza", agregó, notablemente molesto, quien grabó el video y sentenció: "Es una vergüenza lo suyo".

Ante la situación, el diputado nacional, que hasta ese momento se mantenía en sentado, decidió levantarse y, tras sacarle una foto, tomó su campera amarilla y su maleta, del mismo tono, y abandonó el lugar. Sin embargo, antes de alejarse, con la mano en alto como si se tratara de un gesto religioso, le dijo: "¡Que Dios lo bendiga!". Pero el hombre, sin tiempo a réplica, le respondió: "Por suerte soy ateo" .