FIN DE LA NOVELA

Plantón: el PRO perdió a su candidato a gobernador en Catamarca

Nación incluso tenía al intendente justicialista como niño mimado, debido a que lo consideraba un aliado estratégico a futuro.
viernes, 01 de marzo de 2019 · 23:59

Aprovechando la apertura de las sesiones ordinarias del Concejo Deliberante, el intendente de la capital de Catamarca, Raúl Jalil, terminó con el coqueteo con Cambiemos como posible candidato a gobernador y blanqueó que su futuro político está ligado al peronismo opositor al PRO. El jefe comunal criticó la política nacional y puso como ejemplo la gestión de la gobernadora Lucía Corpacci, que además es presidenta del PJ local. De esta forma, se caen las negociaciones que los operadores macristas nacionales venían fogoneando desde hace un tiempo con el objeto de tener un gobernador justicialista-PRO.

Jalil, incluso, se prestó al juego de Cambiemos con declaraciones públicas que dejaban abierta esa chance, argumentando que la gente mira la gestión y no las ideologías. En esta ocasión (apertura de sesiones ordinarias 2019), el intendente peronista ni siquiera mencionó a Macri en su discurso para agradecerle a Nación por las obras que se hicieron con fondos nacionales, sino que también hizo declaraciones a la prensa en tono crítico por la situación económica que atraviesa el país. 

El jefe comunal repentinamente recuperó la memoria al considerar que pertenece al PJ, al tiempo que llamó a la “unidad”. Solo le faltó decir que trabaja para desplazar a Cambiemos del Gobierno nacional, pero era muy grosera ya la contradicción de ir de un extremo al otro. Nación incluso tenía al intendente justicialista como niño mimado, debido a que lo consideraba un aliado estratégico a futuro (Jalil es de una reconocida familia que tiene sanatorios y clínicas, venta de vehículos, propiedades, fincas, etc.).

De hecho, hay quienes sostienen que parte del equipo de Durán Barba asesora o asesoraba al intendente justicialista para “posicionarlo” como el favorito en la carrera electoral de octubre de 2019, pero la especulación ya no pudo ser llevada más lejos, atento a que Jalil iba desmoronándose con cada movimiento o declaración que hacía.

Al parecer, no le quedaba otra al jefe comunal: con el macrismo se veía como un cadáver político; y con lo que dijo hoy, está prácticamente lanzado dentro del PJ. El intendente asegura que quiere un peronismo unido, pero sin PASO, por lo que ya mandó el proyecto al Concejo Deliberante local. No es solo un ataque de peronismo, está construyendo poder. Es probable que la iniciativa se apruebe. Un operador con un bolso lleno de promesas golpea la puerta de cada concejal capitalino.

El caso es que, sin resultados, Jalil no terminó de dar el salto al PRO y pegó la vuelta al PJ en busca de la protección de la jefa política (Corpacci). Desde ese lugar, sueña ser el sucesor, o al menos vice, en un eventual tercer mandato de la gobernadora, la cual jugaría con Cristina Kirchner como “madrina”. En ese esquema, el intendente también podría ser diputado nacional, siempre dentro del armado del FJPV.

En definitiva, la novela terminó: Jalil regresa a su antiguo amor y promete no volver a ver, nunca más, a su amante.

Por Juan Carlos Andrada.

Especial para  El Intransigente (la verdad debe contarse entera… siempre)