Grieta en el oficialismo

La fractura de Cambiemos en Córdoba: el repaso de las elecciones que no fueron

Entre tantas idas y vueltas, el radicalismo proclamó al intendente de la capital provincial como candidato a gobernador del partido.
domingo, 17 de marzo de 2019 · 19:00

Tras la ruptura del Frente Cambiemos en Córdoba, la Unión Cívica Radical (UCR) proclamó como candidato a gobernador a Ramón Mestre, que competirá con la histórica lista 3 del radicalismo.
Por su parte, Mario Negri encabezará la nómina “Córdoba Cambia” en los comicios provinciales previstos para el próximo 12 de mayo, después de que fracasaran las internas en Cambiemos. 

De esta manera, se hace efectiva la fractura del oficialismo en el territorio cordobés, donde además la lista de Mario Negri-Héctor Baldassi impulsada por el PRO, Frente Cívico y CC-ARI, fue impugnado por el radicalismo el logo ya que “está utilizando colores, tipografías y nombres semejantes a lo que fue la alianza Cambiemos, y que eso seguramente va a confundir al electorado".

Para entender más la situación de lo  que pasó de cara a las elecciones, se debe tener las internas típicas de los partidos, como así también los problemas de la alianza gobernante Cambiemos y su defectuoso método de toma de decisiones en la carrera electoral.

La existencia de las internas se explica puesto que los dirigentes políticos quieren desempeñar cargos importantes, razón por la cual compiten en las urnas por esos puestos. Lo que justifica la puja por el poder para que lleguen los mejores. Sin embargo, en este caso, el inconveniente es que no hay ni reglas ni liderazgos, debido a la fragilidad de los partidos que están divididos.

Puntualmente, en el caso de Córdoba, el peronismo gobernó dos décadas alternando a De la Sota con Schiaretti y finalmente parecía que estaba dispuesto el escenario ideal para que el radicalismo peleara y pudiera recuperar la gobernación. El problema es que había muchos postulantes y el modo de resolverlo era a través de una interna, ya que esa provincia no contempla las PASO como sistema para definir candidatos. 

Ahora, ¿por qué se postergó hasta el punto en que ya no estaban dadas las condiciones para otorgar transparencia a este proceso electoral entre Negri y Mestre? Lo cierto es que, la decisión de este último de dirimir a través de una interna quién sería el candidato a gobernador por la coalición oficialista no era nueva. Desde diciembre pasado, lo había expresado en la Sociedad Belgrano, transformando el acto de cierre de año con la dirigencia radical de la Seccional 13, en el lanzamiento de su precandidatura.

Ante este escenario, desde la Casa Rosada no quisieron leer que para Mestre lo lógico era que se bajara Negri, visto en Córdoba como alguien de afuera de la provincia, impuesto “a dedo” y que no cuenta con el apoyo del aparato radical ni de los intendentes, que sí tiene Mestre y quien, finalmente, aclaró que la disolución del espacio Cambiemos en la provincia fue producto de que no se respetaran las reglas del juego. 

Las internas eran inviables por un problema de costos y de tiempo para la convocatoria. Las reglas del juego no estaban dadas porque no había ningún organismo que asegurara “profesionalismo e independencia” en la logística y el manejo del escrutinio que estuviese dispuesto a prestar servicios por falta de un tiempo mínimo de preparación.