Camino a octubre

Olmedo se bajó de la carrera presidencial y ahora va por la gobernación de Salta

El diputado nacional acordó competir en una interna con el intendente de la capital provincial, Gustavo Sáenz.
sábado, 02 de marzo de 2019 · 03:40

Finalmente el diputado nacional Alfredo Olmedo se bajó de la carrera presidencial para las elecciones de octubre de este año y consensuó competir en una interna con el intendente de la ciudad de Salta, Gustavo Sáenz, por la gobernación de esa provincia norteña de la Argentina.

El arreglo se rubricó en la oficina del intendente de la capital de Salta y, de esta manera, le allanó el camino a la estrategia de Jaime Durán Barba y Marcos Peña. Y es que al bajarse Olmedo de la puja por la presidencia, no dividirá los votos que el presidente Mauricio Macri busca recolectar en esa zona geográfica de nuestro país.

"Asumimos el compromiso de seguir trabajando por los salteños, en el lugar que ustedes decidan que estemos. Construiremos juntos el futuro de Salta", posteó Sáenz a través de su cuenta oficial de Twitter.

Hasta hace pocos días, Olmedo se paseaba por los canales de televisión catalogándose como el "(Jair) Bolsonaro argentino", en referencia al jefe de Estado de Brasil. Sin embargo, en las últimas horas parece haber cambiado de parecer y finalmente desechó su posible candidatura como mandatario nacional.

Esta no es la primera vez que Olmedo y Sáenz comparten un mismo espacio electoral, en este caso Cambiemos, ya que en el 2015 el intendente se postulaba para su actual cargo en la ciudad de Salta mientras que el legislador era candidato a vicegobernador.

Más allá de esto, justamente esta semana Olmedo padeció un tenso momento cuando un hombre lo increpó y filmó mientras se encontraba esperando en el sector de embarque de un aeropuerto.

"Nosotros mantenemos a gente como usted, tiene trabajo esclavo en sus campos, usted no tiene derecho a decir eso de la gente que trabaja, le pagamos los impuestos nosotros a ustedes", le enfatizó, mientras que Olmedo, tras negar las acusaciones, solo atinó a responderle: "¡Que Dios lo bendiga!".