A CUALQUIER COSTO

Negocio vs. ambiente: preocupa el anuncio macrista sobre el “mineral sucio”

Para que cierre el negocio, hay que readaptar la planta de Alumbrera por el tipo de material de Agua Rica. Pero, ¿y los riesgos para la población?
lunes, 15 de abril de 2019 · 22:48

Por Juan Carlos Andrada.-  Preocupa un anuncio del presidente Mauricio Macri relacionado con el “mineral sucio” de Agua Rica, denominado así por el alto contenido de arsénico con que cuenta este recurso minero que se encuentra en el yacimiento ubicado en el departamento Andalgalá, Catamarca. La inquietud oficial es económica porque hay que adaptar la planta industrial de Alumbrera para limpiarlo, pues de lo contrario no es negocio, y el problema pasa a ser ambiental por la presencia de este veneno en las escombreras y el dique de colas. Otro informe especial de El Intransigente.   

Siempre se quiso que Agua Rica sea la continuidad de Alumbrera, pero se trata de un mineral muy diferente. La presencia de arsénico en el material a extraer de este yacimiento requiere de una limpieza específica que se realizaría en las instalaciones de Alumbrera, ya que el “mineral sucio” tiene menos valor y, por lo tanto, los números no cierran.

Así que desde el punto de vista económico se requiere de una primera inversión importante para adaptar esta planta con el objeto de limpiar el material y elevar el precio del recurso minero extraído del proyecto en ciernes impulsado por nación y provincia. Asimismo, el problema o preocupación social es que el desecho irá al dique de colas, mientras que la presencia de arsénico en las escombreras -drenaje- podría contaminar el agua subterránea.

Profundicemos: la ubicación de la escombrera de Agua Rica está prevista en el Campo del Arenal, de manera que ahí será depositado el material estéril más mineral de bajo ley; pero el mineral que saquen de ese yacimiento está asociado al arsénico que, a la larga, tendrá un drenaje ácido al agua subterránea. Recordamos que, por ahora, no hay alternativa para ubicarlo en un lugar donde no tenga consecuencias ambientales. Entonces, “limpiar” el recurso en Catamarca para poder sacar el cobre más limpio y hacerlo rentable al negocio implica que va a quedar el arsénico en el dique de colas por un lado, y en las escombreras rumbo al agua subterránea en el Campo del Arenal.

Los diputados y senadores actualmente están visitando Agua Rica, pero van de paseo, porque al parecer desconocen estos aspectos fundamentales del proyecto o miran adrede para otro lado. Esto sin hablar de que los legisladores no están trabajando en la sugerencia dada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que indicó la necesidad de darle forma al concepto de “participación ciudadana”, actualmente sin normativa ni reglamentación, condición sine qua non para avanzar con la iniciativa relacionada con lo ya informado por El Intransigente. Ya que estamos, podrían modificar también el estatuto de la empresa CAMYEN para que las ganancias de este yacimiento vayan a las arcas de la provincia, pues no hay garantías de la utilización de esos fondos, de acuerdo con el mal antecedente que tiene esta compañía en la administración de Minas Capillitas (rodocrosita).

En síntesis, y volviendo a la continuidad Alumbrera-Agua Rica, el proceso implicará limpiar el cobre de un mineral asociado con el arsénico. El Gobierno de la provincia cree que el hambre de la gente será el principal motor para desarrollar la actividad minera y Nación está desesperada por mostrar la lluvia de inversiones, pero el resultado serán desechos con mucho de este veneno en el dique de colas de la Alumbrera. Aparte de marcar que se trata de un tratamiento costoso, es muy peligroso. De aquí la dificultad para conseguir quien ponga la plata. La cuestión de las escombreras no es menor preocupación para los pueblos mineros. El mejor reservorio de agua en la zona es parte del Salar de Pipanaco y el Campo del Arenal. ¿Lo van a contaminar?