POR FLORENCIA

La Justicia autorizó a Cristina a viajar a Cuba

Esta decisión llega después de que un fiscal federal pidiera que no se la autorizara a irse en una fecha tan cercana al inicio del juicio.
martes, 16 de abril de 2019 · 09:40

El Tribunal Oral Nº5 autorizó a la exmandataria Cristina Kirchner a viajar nuevamente a Cuba para acompañar a su hija durante el tratamiento médico que lleva adelante en el isla. De esta forma, la expresidente viajará el próximo 20 de abril y volverá al país a fin de mes.

Esta decisión llega días después de que el fiscal Diego Luciani recomendara no otorgarle el permiso ya que la fecha elegida era cercana al inicio del juicio. El fiscal sostuvo que el juicio empezará un mes después y que la Justicia se tiene que asegurar que la expresidenta no esté en ese momento fuera del país. La estadía de Florencia en Cuba generó suspicacias, dado que tenía que volver para presentarse ante un tribunal y no lo hizo, argumentando que no le habían dado el alta médica. La defensa de la hija de Cristina solicitó una prórroga.

Cristina pidió la autorización el pasado jueves 11 de abril por medio de un pedido entregado por su defensa ante el juez federal Claudio Bonadio y los Tribunales Orales Federales 2, 5 y 8. Cristina ya viajó a Cuba el pasado 14 de marzo, mismo día en el que, por medio de un video en sus rede sociales, dio a conocer la situación de salud por la que se encontraba transitando su hija. Finalmente, el 22 de marzo retornó al país.

Mientras tanto, en cuanto a la situación judicial de Florencia, la Justicia aguarda a que el equipo médico forense envié un informe con un análisis basado en el historial médico de la paciente. Sin embargo, adelantaron que para realizar un diagnóstico más acertado deberían contar con las imágenes en las que basaron sus apreciaciones los profesionales cubanos, ya que consideran que los métodos usados en un país y en otro difieren considerablemente. 

Según trascendió, la hija de la expresidente presenta un trastorno de estrés postraumático, que podría devenir en un “síndrome purpúrico en estudio; polineuropatía sensitiva desmienilizante de etiología desconocida; amenorrea en estudio; bajo peso corporal y linfedema ligero de miembros inferiores de etiología no precisada”.