Runrún

Cineasta y escritora, y un "tecnicismo" para desestimar un caso de corrupción

La particular presentación de una 'procesada' y la artimaña que 'salvó' al intendente
lunes, 14 de mayo de 2018 · 19:32

“Cineasta y escritora”, particular presentación de...

El juez federal Julián Ercolini procesó a Cristina Kirchner y a sus hijos, Máximo y Florencia, por presunto lavado de activos. Se trata de la famosa investigación conocida como “Hotesur”. Básicamente, lo que el magistrado asegura es que los Kirchner usaron los hoteles de su propiedad para canalizar “coimas” del empresario Lázaro Báez, en “agradecimiento” a las adjudicaciones de obra pública en Santa Cruz.

Por eso también procesó a Báez, al contador de Cristina, Víctor Manzanares y a otros implicados en la presunta maniobra. Pero lo que muchos en Tribunales comentaron por lo bajo -con ciertas dosis de ironía- al leer el fallo del juez fue la presentación de Florencia.

“Cineasta y escritora”, declaró ante el juez cuando se le tomó la declaración y por lo tanto así figura en el primer folio del procesamiento. Pero a la ironía, los que conocen a la hija de CFK contestaron con algunos datos.

Florencia estudió Cine en Nueva York y más tarde hizo algunos trabajos en la materia. Colaboró en la filmación del documental sobre su padre Néstor y rodó un cortometraje llamado “Entre escenas”. La joven de 28 años, que da sus primeros pasos en el mundo del cine, tiene como inspiración, entre otras seguramente, a su propia madre, que siempre se declaró cinéfila.

 

Una artimaña "salvó" a un intendente


El intendente de Escobar, Ariel Sujarchuk, recibió una buena noticia de la Sala IV de la Cámara de Casación Penal, que dejó firme un sobreseimiento a su favor en una causa en la que se investigó la presunta malversación de fondos provenientes de planes sociales.

La denunciante, María Moretti, sostuvo que el jefe comunal utilizó fondos del Argentina Trabaja para financiar su propia campaña electoral por el Frente para la Victoria en 2015. Pero dos de los tres camaristas (Juan Carlos Geminiani y Mariano Borinsky) consideraron que Moretti no era legítima querellante y que por lo tanto su pedido para revisar el sobreseimiento de primera instancia y de la Cámara de Apelaciones no iba a ser permitido por la Casación.

Sin embargo, en duros términos, el camarista Gustavo Hornos votó en disidencia. El juez precisó que a Moretti, que había sido contratada para ocuparse de la estructura legal de las cooperativas municipales que serían el vehículo del desvío de fondos, le asiste el derecho a reclamar.

Hornos recordó que de acuerdo a la denuncia inicial de Moretti, los asistentes técnicos eran contratados verbalmente por el ente ejecutor del programa a cuyo cargo estaría el Contador Estanislao Hernández, a fin de simular tareas que nunca serían realizadas por las cooperativas de Escobar, reteniendo el ochenta por ciento (80%) de esas sobrefacturaciones, bajo la amenaza de dejar sin empleo a los trabajadores. 

“Que el mecanismo delictivo antes descripto había sido ejecutado y coordinado desde la Mutual Cosmopolita de Socorros Mutuos ubicada en la calle Mitre nro. 787 de la localidad de Escobar de la Provincia de Buenos Aires (Ver fojas 1/5). Y que la ahora recurrente, María Belén Moretti, denunció posteriormente que Ariel Sujarchuk y Estanislao Hernández habrían cometido una maniobra defraudatoria con el objeto de poder consumar el resto de las supuestas maniobras ilícitas que habían sido denunciadas”.

Para Moretti, los fondos asignados al Programa “Argentina Trabaja” para el municipio de Escobar “fueron desviados por los nombrados Sujarchuk y Hernández, no realizándose las obras que constituían el propósito del plan en cuestión”.

Hornos consideró en su voto que, en este contexto, ameritaba que Casación habilitara la revisión de caso ya que, además, el presunto daño ocasionado al Estado era considerable.