POR JOSÉ DE ALZAGA

Juan Manuel Urtubey, un transgresor irresponsable, extravagante y bipolar

Mirá la foto del Gobernador Salteño Juan Manuel Urtubey lanzandose desde el edificio mas alto de Auckland. Fotos.
martes, 18 de octubre de 2011 · 06:07
Estimado lector , llega una edad en las personas, más cuando uno ha sido –y es un ciudadano del mundo, en que piensa que lo ha visto todo. Desde las rarezas con que la naturaleza satisface sus caprichos, hasta la ansiosa debilidad de los hombres capaces hasta de cambiar su género, como según supo dictaminar ese Fiscal de la Provincia de Salta, Ramiro –ex Simón Padrós Cornejo- para escándalo de muchos.

Pero sabrá, sufrido conciudadano, que son tiempos en que lo prohibido es permitido y pronto será obligatorio, pues los fiscales han adquirido la capacidad de Aarón, el recordado hermano de Moisés que con su vara transformaba palos en serpientes; y así ya las alteraciones del orbe no son propiedad solamente de funcionarios iluminados, sino que también, existen otros que violentan las leyes de la naturaleza. 

Les digo que noches pasadas mientras me hallaba disfrutando en mi palco del Teatro Colón, de una magnífica puesta en escena de la Ópera de Wagner, "Lohengrin” y mientras mi espíritu se emocionaba con la historia del misterioso héroe, transportado por el cisne y su amor por Elsa, entró al buzón de mi iPhone el mensaje de un amigo enviándome aquella foto prometida en mi columna pasada.

Menos mal que tiré a tiempo el Blackberry apenas volví de Europa, donde ya me habían anticipado que se corrían mentas sobre un posible fallo masivo y así fue. Y ahora que lo menciono, me pregunto: ¿El Blackberry de Claudio del Plá habrá fallado también? Me acude la duda sobre si le elevó una denuncia a Guillermo Durand Cornejo, para que se la tramite- CODELCO mediante- ante la RIM de Estados Unidos o estará pensando en viajar allí para hacer justicia por mano propia tirando una molotov en la propia sede de la empresa. No hay caso , ésa es la diferencia de un estilo, iPhone es para los aguerridos y rapaces, el otro es para funcionarios, niños y señoritas.

Pero volviendo a la foto, la pude conseguir gracias a esos amigos que uno va dejando en su vagabundeo por el mundo; precisamente fue en Auckland, hace tres años cuando visité el Sky Tower, el edificio más alto del hemisferio sur, apenas ocho centímetros por debajo de la Tour Eiffel en París; allí está el restaurant giratorio "Observatory” cuya vista nocturna de la ciudad es impagable. Durante aquella cena fue que el amigo James Woodperland supo mostrarme los saltos de bungee jump que se hacen desde los casi doscientos metros de altura, un sitio para gentes con las facultades mentales fuera de control, evidentemente.

Este mismo Woodperland, con quien entonces supimos saborear el vértigo , noches de farándula y libaciones, me contó que había llegado a sus oídos la visita al "Observatory” de un salteño que describió "apuesto como Richard Gere y con la misma manía de volar desde los tejados como el personaje de Mr. Jones”- también bipolar en su carácter-.

Me dije entonces: "Conozco una sóla persona así, capaz de realizar tamañas extravagancias”. Como dueño del lugar, Woodperland suele guardar fotografías de los sujetos considerados más locos, y lo propio hizo con este émulo de "Mr. Jones”, que a la postre, cuando recibí el envío pude constatar mis sospechas; era nada más ni nada menos que Juan Manuel Urtubey, quién cual Ícaro de la posmodernidad, surcaba los cielos, ataviado a la usanza de un Súperman del subdesarrollo.

{fotorem:70596:fotorem}

Esta fotografía no es más que la muestra palmaria de que no tuvo infancia, o todavía no le cayó la ficha de que está gobernando una Provincia, y no gerenciando Neverland.

Digo con verdad, que en el instante en que mis ojos encontraron la mirada irreflexiva e inimputable del Gobernador Urtubey impelido a decenas de metros sobre el nivel de los mortales, violando no la cota 1225 sino la cota de la razonabilidad, mi hígado me reclamó inmediatamente una dosis de Ladybank Single Malt ( whisky que si uno desea beber, debe inscribirse en una membresía de U$S 4.000 al año; un tanto caro, pero absolutamente recomendable, para compensar mi sinapsis alterada por tan impensable visión.

Ya nada más ésto nos faltaba; comenzó Urtubey por desafiar a Júcaro I, luego al fallecido Néstor,a Hugo Moyano, al Ministro De Vido a quien tiene a mal traer, también a los viejos popes del peronismo, y ahora este Urtubey ha comenzado a desafiar la gravedad, ¡Y también vuela! Esto es demasiado.

Lenguas embebidas en azufre me habían comentado que realizaba el trayecto Salta-Metán en su Bora negro en sólo cuarenta y cinco minutos, marca que dicen en el círculo íntimo viene bajando cada vez más; la última contó 39 minutos. ¿Qué busca con esto el Gobernador Salteño? ¿Pasar a la posteridad en el Libro Guinnes o como Ayrton Senna?

¡Y qué decir de sus raids a bordo de su moto BMW 1200 con sus funcionarios a Chile, cuando no opta por combatir el stress, haciendo el trayecto Salta-Cafayate en una hora y 40 minutos !

También dicen que este émulo de Meteoro se pasea en su BMW de vez en cuando, de incógnito por la Ciudad, mientras los vecinos no sospechan que se trata de Urtubey disfrazado de El Enmascarado.

Un amigo comentó también, que Urtubey justifica esa filosofía con la frase acuñada por su amigo metanense de la adolescencia, y de quién solía decirse: que "de los siete días de la semana, seis hay que andar al palo, y uno hay que dejarlo para el destino andando a veinte kilómetros por hora”, cosa que un eventual accidente sea justo ése día. Una estadística que como Mark Twain diría, no es muy favorable.

Velocidad y vértigo- los dos parámetros que Urtubey maneja en su cabeza- lo demostró este jueves pasado, cuando voló desde Mar del Plata y llegó a Cafayate para un acto de campaña donde le pasó el plumero a Júcaro I, volvió a Salta para la premiación del Puma Figallo, que es otro dato interesante. Durante ese discurso dijo que era un hombre "frustrado”, porque hizo lo mismo que Figallo en Rugby, pero no fue "Puma” porque le fallaron los entrenadores que, casualmente estaban también en ese acto. Urtubey no razona que es Gobernador y no aspirante a Puma. ¿Qué le queda entonces para el "Indio” Godoy, casi septuagenario no pudiendo pasar de Presidente de la Cámara? El harakiry

Evidentemente, ni las cenizas del volcán lo detienen, menos cuando maneja, y me han dicho algunos de lengua trífida que Urtubey es dado a celebrar duelos de velocidad carreteros con su propio chofer, cronometrando permanentemente para ver quién logra bajar más el tiempo. En definitiva, una suma de actitudes desaprensivas atentando contra su propia seguridad, lo mismo que esa imprudente costumbre de pasearse de aquí para allá sin custodia alguna, en esta Salta del Lejano Oeste que nos dejó Pablo Kosiner.

Era inimaginable en tiempos de Júcaro I intentar cruzar esa cohorte que le precedía. Era más fácil tocar las Imágenes del Señor o de la Virgen del Milagro en plena procesión que la persona del Júcaro I.

Pero bueno, estilos son estilos, y la historia del poder provee también un completo manual de excentricidades, desde soberanos como Calígula que nombró cónsul a su caballo (costumbre que no ha cambiado mucho, hay que decirlo) hasta esta pretensión de tocar el cielo con las manos, de Urtubey que es ciertamente incalificable, porque mientras se eleva a decenas de metros del suelo, abajo quedan casi 328.000 personas  que lo votaron para que gobierne.

Mire que en estos tiempos hay formas y formas de volar; unos escuchan a Fito Paéz de cuyos CD parecen desprenderse junto a la canción, un olor a fumata; otros vuelan escuchando un discurso con proclamas irrealizables como las de Claudio del Plá o Pablo López mientras otros alcanzan el Nirvana político votando a Lilita Carrió. Algunos más normales para volar, van al aeropuerto como también existen otros que ingieren sustancias alucinógenas para despegar un poco de la realidad.

Pero agradezca uno, que este Urtubey goza de comprobada buena salud y está lejos de cualquier práctica de las antedichas. Sino hubiésemos sabido a esta altura, de algún lanzamiento suyo a la pileta climatizada del Ritz de París,  desde  el último piso para ganarle en locura al propio Charlie García.

Ni siquiera las prácticas de meditación que Urtubey hace siguiendo las técnicas de su Gurú indio "Guruyi" Ravi Shankar, lo detienen. Alguien debiera decirle que la levitación es "elevarse” espiritualmente y no lanzarse practicando Jumping.

¿Quién es éste Urtubey, realmente? ¿Un loco o un niño índigo adelantado a su tiempo? Ante la evidencia he de inclinarme por esto último pues, tiene todos los caracteres de esta nueva generación de infantes especiales.

Mientras este Nostradamus norteño sigue anticipando la caída de los dinosaurios, sabemos también de su práctica intensa de gimnasia y de la comida sana, aunque en tiempos de campaña, dicen que le da al tinto más que Los Nocheros. Es que claro, para mantener el "Voto Bombacha” en los valores más altos de la feromona electoral, hay que sacrificarse, ya que el único que puede mantener su cuerpo inalterable es el David del Miguel Ángel, pero claro aquél es de mármol, como la cara de Santiago Godoy que, vaya coincidencia, también permanece inalterable según pasan los años… y los gobiernos.

Mente sana en cuerpo sano, es la frase , mientras no siga practicando estos deportes extremos que ponen en riesgo no sólo sus costillas, sino también la esperanza de los salteños, truncadas, si el Joven Maravilla se viera impedido de ejercer sus funciones políticas por algún trance amargo. Entonces la Provincia de Salta quedaría en las manos de Andrés Zottos.

Y ese sólo pensamiento me produjo un principio de infarto de colon, cuestión sobre la que no abundaré ya que hemos sido enseñados que no es de gente noble hablar públicamente de cuestiones gástricas. Este pensamiento me impulsóa a buscar otra medida de Ladybank Single Malt, y una sublingual, aunque el alcohol anule los efectos del medicamento porque es psicológico; claro pues, tan psicológico como el Parkinson que me produce pensarme súbdito, aunque más no sea unas horas de este Niño Elegante de Andrés Zottos que lloró públicamente por no cumplir las promesas  realizadas a su Tartagal natal.

Allí uno se da cuenta de la irresponsabilidad del Gobernador Urtubey de andar a los saltos por aquí y por allá, mientras deja a la Provincia en las manos de tal llorón, que sin embargo no le tembló la mano para vender al PRS con afiliados y todo adentro, con tal de calzarse la vicegobernación.

No debieran estremecer los riesgos a que se aventura, tanto como la tragedia que sobrevendría de tener éste pelicano (y no pelícano) el ejercicio del poder efectivamente en sus manos. Vaya el "SS” (Su Señoría), el Procurador de la Provincia "Von” López Viñals promoviendo una acción penal de oficio o venga a defendernos Marcelo Arancibia interponiendo una acción declarativa de certeza, para que un juez nos diga si este Gobernador pueda seguir exponiendo a la población a tamaño despropósito, porque la suya es propiamente un abandono de personas agravado por el número (de personas abandonadas en manos de Zottos).

El Infierno del Dante sería una ronda en calesa, al lado de un gobierno manejado aunque fuera por unas horas por el pelicano Zottos. No habría festival donde no hubiese que aguantar los gorjeos de su hijo con el aplauso complaciente y piadoso de los concurrentes. Nadie estaría seguro de transitar por la vía pública sin el temor a ser embestido por algún vehículo al mando de este envalentonado, que se maneja del mismo modo que los cachorros de gran danés, atropellando las cosas a su paso, inconscientes de lo que hacen.

No, de ninguna manera: actúe la cordura antes que Urtubey aparezca conduciendo un F-16 en su próximo viaje a Estados Unidos. La moto se sabe la maneja igual que Tom Cruise en " Top Gun” haciéndole carrera al jet.

Tanta adrenalina contenida en ese cuerpo es peligroso, si señor. En política pensábamos haberlo visto todo; pero es así, amigo lector, el hombre siempre quiere volar más y más alto y acaso pensará Urtubey que ésta es la manera más apropiada de volar a la Casa Rosada.

Mande alguien a confeccionar un test psicológico o un mapeo cerebral de este individuo hijo de Júcaro I, no vaya a ser que todavía nos resulte como el final del Quijote de la Mancha, que Zottos sea el cuerdo y Urtubey el que está loco.



Por: José de Álzaga
Para
jdealzaga@elintransigente.com
Twitter: @JDeAlzaga


Breve Curriculum Vitae del Lic. José de Álzaga

Nació el 25 de mayo de 1955. Egresó con el Título de Licenciado en Historia de la Universidad de El Salvador. Cursó luego la Licenciatura en Filosofía en la Universidad de Navarra, España. Ejerció la docencia en prestigiosos Colegios de la Ciudad de Buenos Aires. Posee títulos de posgrado otorgados por la Universidad de Boston. Actualmente está dedicado a la investigación del impacto social de las ideas posmodernas en la Cultura Occidental
38
33