SALTA

Martín Grande sobre el FRH: “Aunque le arda a El Tribuno, la plata está siendo invertida en obras reales”

El periodista asegura que El Tribuno usa como fuente en su informe sobre el Fondo, a FUNDARA, presidida por Betinita Romero, hija del actual Senador
jueves, 25 de abril de 2013 · 11:19
SALTA.- A un año de la puesta en marcha del Fondo de Reparación Histórica, su exdirector ejecutivo Rodolfo Urtubey hizo ayer un balance de gestión antes de anunciar su renuncia al cargo

El periodista Martín Grande, propietario de FM Despertar, se refirió a este tema y destacó la decisión del Gobierno de la Provincia de crear el Fondo de Reparación Histórica (FRH) y que “esa plata está siendo invertida en obras reales y concretas en el norte de la provincia. Por más que le arda a (diario) El Tribuno, esa es la realidad, es indefendible, dicen lo que dicen porque les duele”.

El diario del exgobernador y actual Senador nacional Juan Carlos Romero titula en su edición de hoy que las obras encaradas por el Fondo de Reparación Histórica “casi ni se notan” en los departamentos Orán, San Martín y Rivadavia, afirmación el periodista cuestionó en el comentario que hizo sobre el tema. “Lo dicen porque les duele, esta es la realidad, bueno, en fin”, dijo esta mañana.

Además, Grande resaltó que la fuente que utilizó El Tribuno en su informe sobre el Fondo de Reparación Histórica, es FUNDARA, casualmente presidida por Betinita Romero, hija del actual Senador.

Ayer Rodolfo Urtubey hizo un balance de gestión antes de anunciar su renuncia al cargo. Aunque en la presentación hizo mención al “ninguneo” de algunos sectores de la oposición a la iniciativa del Gobierno, porque “visibilizó un atraso social, destapó la olla y mostró una realidad”, el exfuncionario priorizó la importancia que el plan de obras tiene para sus directos destinatarios: los salteños olvidados por años y varias gestiones de gobierno.

Con recursos del Fondo de Reparación Histórica se ejecutarán 175 obras en municipios y parajes de los departamentos Orán, San Martín y Rivadavia. Obras necesarias por su peso social y porque se convertirán en una bisagra para los habitantes de esos lugares donde la postergación se hizo crónica. (Redacción El Intransigente)